Agreden a reportero de LJM emisarias de Gutiérrez Lazarus

Cubría un enfrentamiento con simpatizantes priístas en la Glorieta del Chechén

Gabriel Graniel Herrera
Foto: Captura de video
La Jornada Maya

Ciudad del Carmen, Campeche
Miércoles 22 de agosto de 2018

El conflicto postelectoral que se vive en Carmen se desbordó este martes, cuando un grupo de personas vinculadas al Partido Acción Nacional (PAN), cuyo candidato fue el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus, apedreó al reportero de esta casa editorial, quien fue despojado de una cámara fotográfica y su teléfono celular, mientras cubría un enfrentamiento con simpatizantes priístas en la Glorieta del Chechén.

La mañana de ayer martes, simpatizantes panistas dirigidas por Margarita Pérez García y Adriana Velazco colocaron lonas con leyendas mediante las cuales se descalifica la actuación de las autoridades electorales, en la mencionada glorieta, ubicada en la avenida 10 de julio.

Cabe destacar que elementos de la Dirección de Seguridad Pública, Vialidad y Tránsito, la cual está a cargo de Julio Magaña Villanueva, quien fuera representante del PAN ante el Consejo Municipal Electoral, custodiaron por varias horas al referido grupo.

Choque entre grupos

Cerca de las 13:45 horas, otro grupo arribó a la glorieta y se dedicó a retirar violentamente las mencionadas lonas, abandonando posteriormente el sitio a bordo de vehículos no identificados.

En ese momento, Pérez García y Adriana Velazco, junto con las mujeres que las acompañaban, comenzaron a lanzar piedras contra las unidades que transitaban en este sector, lanzando insultos y profiriendo amenazas contra los transeúntes.

Vecinos del lugar y propietarios de negocios del, al percatarse de la violencia generada por las simpatizantes panistas, tomaron la determinación de cerrar sus puertas, por temor al saqueo o agresiones.

Agresiones y robo a reportero

Para cubrir los acontecimientos, llegó al sitio el reportero de esta casa editorial, quien logró captar el momento en Margarita Pérez García y Adriana Velazco lapidaban vehículos particulares, pero al percatarse de la presencia del representante de La Jornada Maya se lanzaron contra él, dando la orden de apedrearlo.

Al pretender retirarse del sitio, las agresoras lo retuvieron y a empujones lo proyectaron junto con su moto al suelo. Al intentar levantarse, una de las manifestantes le arrebató su cámara fotográfica y teléfono celular, procediendo a mezclarse entre el grupo.

Este momento fue aprovechado por el comunicador para retirarse del sitio, en medio de una lluvia de piedras lanzadas por las agresoras.