Iglesia Católica cubana critica nueva Constitución

Repudian que la Carta Magna afirme que "sólo en el socialismo y en el comunismo el ser humano alcanza su dignidad plena"

Afp
Foto: Ap
La Jornada Maya

La Habana, Cuba
Domingo 3 de febrero, 2019

Los obispos católicos de Cuba criticaron que el proyecto de nueva Constitución asegure que "sólo en el socialismo y en el comunismo el ser humano alcanza su dignidad plena", dejando de lado otras formas de realización personal.

"Lo absoluto de tal afirmación (...) excluye el ejercicio efectivo del derecho a la pluralidad de pensamiento acerca del hombre y del ordenamiento de la sociedad", dijeron en un comunicado difundido por la Conferencia de Obispos.

Frente a "una ideología única en orden a la realización personal", apelaron a una frase del héroe nacional José Martí: "una Constitución no puede construirse con elementos ideológicos".

Según la iglesia, en el texto se están excluyendo "otras visiones sobre el hombre, la sociedad y el universo que no asumen la ideología marxista-leninista que, históricamente, también en nuestra Patria, ha inspirado y sostenido el ideario comunista".

El proyecto de nueva Constitución, aprobado por el Parlamento a fines de 2018 tras un debate popular, será sometido íntegramente a referendo nacional este 24 de febrero. El gobierno lidera una intensa campaña para que la ciudadanía vote a favor, mientras que la oposición llama al NO en las redes sociales.

En su preámbulo el proyecto asegura que Cuba "no volverá jamás al capitalismo como régimen sustentado en la explotación del hombre por el hombre, y que solo en el socialismo y en el comunismo el ser humano alcanza su dignidad plena".

Frente a ello, los obispos recuerdan que "el cristiano no puede ser obligado a someterse a una concepción de la realidad que no corresponda a su conciencia humana iluminada por la fe".

La iglesia exhorta a los ciudadanos que "con su voto responsable y desde su conciencia" contribuyan a la "edificación de una sociedad en la que todos los cubanos nos sintamos respetados en nuestros derechos (...) sin exclusión".

Concepto de matrimonio

La nueva Constitución busca reemplazar a la vigente de 1976 y reconoce el papel del mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera en la economía del país.

Tras el debate popular del año pasado se retiró del texto el artículo que definía el matrimonio como la "unión entre dos personas" y que despejaba la vía para el casamiento homosexual.

La nueva redacción dice que el matrimonio es "una institución social y jurídica y una forma de organización de las familias". Reconoce la "unión estable y singular con aptitud legal" y los proyectos de vida en común.

Sin embargo, deja para las leyes y un próximo referendo las definiciones de quienes son los cónyuges. Ante ello la iglesia considera que debió haberse mantenido la definición de "unión entre hombre y mujer" como fundamento de la familia.

Para la Iglesia católica, tal y como ha quedado escrito el texto, "se abre el camino para que, en el futuro se reconozca como matrimonio la unión de personas del mismo sexo con todas sus prerrogativas".

Estado laico

Igualmente, los prelados llaman a precisiones sobre el estado laico definido en el texto. En su caso, dicen la libertad de practicar la fe implica "el reconocimiento jurídico de la iglesia".

En otro tema, opinan que debe validarse el derecho de los cubanos a invertir en su país, solo previsto en el texto para los extranjeros, como parte de "la economía al servicio del bien común".

Las relaciones Iglesia-Estado han sido ondulantes en los 60 años de revolución, con períodos de franco enfrentamiento (década de los 60) y otros de cohabitación.

Esas relaciones mejoraron tras la visita de Juan Pablo II en enero de 1998 y se estabilizaron con las de Benedicto XVI y Francisco.

La Iglesia católica fue el único interlocutor político reconocido por el gobierno, para realizar un inédito diálogo en 2010 que condujo a la excarcelación de mas de 135 presos catalogados como políticos.

Durante esas seis décadas, la Iglesia ha demandado la restitución de acceso a los medios, tener sus propias escuelas y otras propiedades, expropiadas en los años 60 junto con la nacionalización de la enseñanza privada.