¡Corran! ¡Viene la maestra Norka!

Ocupaciones Impropias

Jhonny Brea
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Viernes 8 de febrero, 2019

Lo confieso. Esta semana La Musculoesquelética traía bien puesta la mira telescópica y su disparo fue certero. Me salió con un “¡Jhonny, no puede ser que estés con arritmia y desmayándote con apenas 10 minutos de trote en la caminadora! Hay que conectarte con algo que te motive. ¿Recuerdas tu secundaria?”

Eso fue suficiente. La frase tuvo el efecto de una inyección de epinefrina. No vi pasar mi vida; fue suficiente con el recuerdo de la voz de la maestra Norka anunciando lo que seguía en el programa de educación física: “¡Hoy toca circuitos!”. Nomás con eso, el aplomo de macho omega grasa en pecho, espalda peluda, nalga de mantequilla, abdomen de lavadora y bebedor de cerveza light volvió y la caminadora se mantuvo, conmigo corriendo encima, otros 15 minutos.

Para quienes no sepan, la maestra Norka estaba adelantada a su época en materia de entrenamiento y lo aplicaba en la secundaria Federal 1, la heroica Santiago Burgos Brito. Su sistema integra el HIIT, Tabata y Parkour, así que en media hora, todos entrábamos en un estado de quema de calorías del que sólo pensábamos en cómo recuperarnos. Después, por supuesto, imaginen el olor a mezcla de almizcles que había en el salón con 50 adolescentes sudados.

La cuestión es que el sistema requería de la ayuda de varios masoquistas, que primero contribuían al diseño de los desafíos. Estos podían ser caminata con las rodillas flexionadas (de patito) por una línea de cinco metros, correr en zigzag por 20 metros, botando el balón de básquet recorriendo media cancha, haciendo tres encestes; pero ella se reservaba el máximo: salir todos corriendo desde el fondo de la cancha de básquet, atravesar la plaza cívica, subir las escaleras de los cuatro pisos de la escuela, correr todo el pasillo del cuarto piso, bajar las escaleras corriendo, atravesar nuevamente la plaza –ahora en diagonal hasta retornar al punto de salida. El remate eran series de sentadillas y abdominales.

Muchos dejamos ahí no sólo la respiración, sino también el desayuno. Eso sí, nadie pensó en quejarse. El que dijera algo era rápidamente sometido mediante eso que hoy llaman bullying. Cuidadito el que se atreviera a hablar de derechos humanos y o que iba a levantar una demanda. Del circuito no había escapatoria. Ni Felipe Cervera decía nada.

Ayer dejé al Kizín en su escuela y pude quedarme un rato a observar el inicio de actividades. Resulta que ahora tienen “activación física” y básicamente son algunos juegos que teníamos de más niños. Terminé pensando que la maestra Norka de entonces sería hoy una gurú del acondicionamiento físico, lanzando tutoriales por Youtube y vendiendo su sistema por Internet; la verdad, gracias a ella muchos estuvieron delgados.

Macho omega que se respeta

Para mi sorpresa, después de una semana aparezco en el top 10 del reto Rodé Cycle, que tiene la finalidad de aportar un donativo para la Asociación Yucateca de Lucha contra el Autismo. La app Love Walks está llevando mi registro y ya superé los 45 mil pasos. Voy por 200 mil como meta. Quedan 20 días.


Mérida, Yucatán
jornalerojhonnybrea@gmail.com