El “error”, la veda y los yates de políticos

La tentación de las redes sociales

Eduardo Lliteras Sentíes
Foto: Fernando Eloy
La Jornada Maya

Viernes 8 de febrero, 2019

Dice el dicho que el pez por la boca muere. Esto aplicaría bien para el caso de la diputada panista Kathia Bolio Pinelo, quien se evidenció por aquello de presumir en redes sociales que se la pasó fantástico pescando, en plena veda, un hermoso pulpo y una linda canasta de pescados, entre los que había varios meros prohibidos doblemente: por sus dimensiones y por estar, también, en veda.

Ya sabemos que la tentación de mostrarnos en redes sociales, vanidad de vanidades, es nuestra perdición. Aparecer en una selfie poniendo cara de felicidad se ha vuelto parte del ritual cotidiano de cientos de millones de seres humanos diariamente. Algunos hasta se matan por andar escalando rascacielos, trepándose a antenas o haciendo toda clase de piruetas en acantilados, puentes o lugares donde la más elemental prudencia aconsejaría mantenerse a distancia.

Los políticos no pueden hacer menos de esta obsesión de la era digital, a fin de cuentas tan humana. Por ello las redes sociales se han convertido en catálogo y escaparate al día para el espionaje de gobiernos y empresas, pero también de grupos criminales que andan buscando dónde clavar sus garras.

Las ganas de mostrar sus viajes, su nivel de vida, su familia, es una tentación que en el caso de la diputada panista se convirtió en su propia horca al andar presumiendo que andaba de pesca en su yate con toda la familia y que se había surtido muy bien de especies marinas en plena veda. Cuando se dio cuenta ya era muy tarde: ya había varios que habían hincado el diente en su perfil de Facebook.

Sin lugar a dudas resulta realmente incomprensible, doblemente sorprendente, el “error” de la legisladora –según ella misma lo calificó– a escasos dos días de que el gobernador, Mauricio Vila Dosal, había lanzado un programa estatal de veda, inclusive acudiendo en persona hasta el puerto de Sisal.

El programa del Festival de la Veda fue presentado por el gobernador mismo para darle realce al tema de la urgente protección de especies como el pulpo maya o el mero, que cada día escasean más por la sobrexplotación y los malos hábitos de pesca.

El “error” de la diputada deja ver que simplemente no le interesan las actividades del gobernador emanado de su mismo partido y que tampoco le interesan sus programas de gobierno. De otra manera no se le podría haber ocurrido aparecer en Facebook presumiendo sus capturas mientras el gobernador llamaba a proteger esas mismas especies.

Delito federal

Doble, triplemente grave, ya que estamos ante un delito del orden federal, como han señalado algunos, pero también por terrible ejemplo que se envía a la sociedad, a los pescadores, a los ciudadanos, a todos aquellos a los que el gobierno del estado está invitando a sumarse para proteger el medio ambiente y las especies del litoral yucateco.

Evidentemente a la diputada no le quedaba de otra más que ponerse a la orden de las autoridades competentes, las que deberán, a la brevedad, decir esta boca es mía e informar de la correcta aplicación de la ley. No vaya a ser que al rato otros hagan lo mismo y salgan que con decir se trató de “un error” y tan tan, asunto perdonado y olvidado.

Además, hay una arista poco reflexionada en estos días por quienes dicen que el “error” de la diputada fue subir las fotos a su Facebook. Es decir, si la legisladora no hubiera publicado sus fotografías posando con tremendo pulpo en las manos, nadie se habría enterado, y podría haber cenado cefalópodo en escabeche por toda una semana e inclusive invitar a sus compañeros de bancada, y nadie habría dicho nada.

Esto abre la reflexión a la necesaria y urgente supervisión y vigilancia de no sólo de las embarcaciones de los pescadores en el litoral, sino de los lujosos yates (muchos de poderosos políticos y empresarios locales) y naves de esparcimiento atracadas en Progreso y la costa yucateca.

La “pesca deportiva” y de pasatiempo de muchos influyentes a bordo de yates en Yucatán y en el litoral de la península, no tiene la vigilancia adecuada, como demuestra el “error” de la legisladora.

Es hora de incluirlos en el esquema, ya que en muchos casos nadie se entera de lo que hacen a bordo porque las fotos no se publican en las redes sociales, o porque simplemente se comparten de forma privada. Y todos a saborear el rico cevichito.

@infolliteras