Gobierno de España rompe negociaciones con independentistas catalanes

El gobierno catalán criticó al Ejecutivo español por "ceder al chantaje de la derecha española"

Armando G. Tejeda
Foto: Ap
La Jornada Maya

Madrid, España
Viernes 8 de febrero, 2019

El gobierno español, del socialista Pedro Sánchez, anunció hoy que daba rotas las negociaciones y la puesta en marcha de una mesa de diálogo con el separatismo catalán. Después de varios encuentros y conversaciones en secreto, finalmente el nacionalismo catalán rechazó la propuesta de Madrid, en la que no se incluía la celebración del referendo de autodeterminación ni la mediación de una figura internacional para resolver el conflicto. La consecuencia inmediata de esta ruptura es el más que probable voto en contra del bloque independentista a los presupuestos generales del Estado, que se votarán el próximo martes y miércoles.

El conflicto catalán se vuelve a tensar entre Madrid y Barcelona, y a sólo cuatro días de que inicie el histórico proceso judicial contra los líderes independentistas que impulsaron la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre del 2017. Después de que se filtrase, a principios de semana, un documento en el que el gobierno catalán, del nacionalista Quim Torra, exigía entre otras cosas la puesta en marcha de una mesa de partidos políticos estatales para resolver el conflicto, la presencia de un mediador o relator internacional en la misma, y el compromiso de que se celebraría un referendo de independencia vinculante y legal, finalmente el incipiente diálogo saltó por los aires.

La vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, que había defendido en los últimos días la necesidad de encausar el diálogo, finalmente cedió a las presiones de los tres partidos de la derecha española -el Partido Popular (PP), Ciudadanos y Vox- que anunciaron una multitudinaria movilización para el próximo domingo para repudiar la supuesta “traición” de Pedro Sánchez a la “unidad de España”. Tras el Consejo de Ministros, Calvo anunció que el gobierno español había decidido levantarse de la mesa de diálogo ante el rechazo del gobierno catalán.

Unas horas antes de que se diesen por rotas las negociaciones, los dos partidos independentistas catalanes con representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados -Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Junts per Catalunya- registraron sendas enmiendas a la totalidad a los presupuestos generales del Estado, que tienen previsto someterse a la votación del pleno entre el martes y el miércoles. Sin los votos de los diputados independentistas el gobierno de Sánchez no podrá aprobar sus cuentas públicas, lo que supondría la precipitación de un posible adelanto electoral.

El gobierno catalán criticó al Ejecutivo español por “ceder al chantaje de la derecha española”.