Trabajadores de Conagua Yucatán, "en el limbo" por despidos injustificados

Dependencia responde que se actuó de acuerdo con la política de austeridad del Presidente

Texto y foto: Lilia Balam
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 18 de febrero, 2019

Un total de 30 trabajadores de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), delegación Yucatán, se dicen estar “en el limbo”, ya que fueron dados de baja de la dependencia sin justificación, y aseguran que el proceso no se ha llevado a cabo conforme a las normas federales; por su parte, la dependencia responde que actuaron “de acuerdo con la política de austeridad instuida por el Presidente”.

En entrevista, Cuauhtémoc Jacobo Femat (con 27 años en la dependencia), cuenta que se desempeñaba como jefe de Distrito de Temporal Tecnificado, y explicó que a finales del mes pasado se notificó de manera verbal a una treintena de empleados –del servicio profesional de carrera de la administración pública federal– que por “razones de reestructuración” se eliminarían plazas y se les presentó un documento sin membrete en el que se establecía su renuncia voluntaria. A cambio, se les ofreció una compensación equivalente a tres meses de salario.

“De los 30 trabajadores, 11 con menos de cinco años de servicio aceptaron la indemnización, pero el resto tenemos entre 25 y hasta 40 años laborando en la dependencia. Nos parece grave lo que están proponiendo”, apuntó.

Debido a que no se les notificó de manera formal, los trabajadores continuaron presentándose en las instalaciones de la Conagua para laborar, pero a partir del primero de febrero se les restringió el acceso a los equipos de cómputo. También comenzaron a cambiar la asignación de bienes inmuebles para el personal. La “gota que colmó el vaso” fue que el 14 de febrero no se les realizó el pago correspondiente a la quincena.

“Esa fue la prueba de que nos están separando de manera ilegal de nuestros puestos, porque no hay escritos donde se nos diga que estamos fuera”, abundó.

Defensa legal

Los afectados acudieron a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), para dejar constancia de las anomalías. En la primera audiencia, que se llevó a cabo el pasado cinco de febrero, un representante legal de la Comisión les dio la razón a los empleados y se comprometió a hablar con el director de la dependencia, Ignacio Mendicuti Priego.

Sin embargo, en la segunda audiencia –realizada el 14 de febrero–, el representante legal únicamente leyó los lineamientos de la Secretaría de Hacienda para el proceso de indemnización y no aclaró la cifra de liquidación ni dio detalles del procedimiento para que los trabajadores tomaran previsiones. “Nos parece perverso que estén dándole mucha vuelta, parece que hay un juego”, sostuvo Jacobo Femat.

Agregó que hasta ahora no han demandado ante la Profedet, ya que los despidos no se han hecho formales. A su vez, aclaró que los trabajadores no están en contra de la reestructuración, solamente exigen que las autoridades les informen qué plazas serán canceladas y que les den de baja conforme a la ley, con la indemnización que les corresponde.

Enrique Huerta Reyes, quien era jefe de Estudios y Proyectos de Infraestructura Hidro-agrícola y laboró cerca de 46 años en la Conagua, expresó que con los despidos se “truncarán” varios proyectos relacionados con la producción agrícola, ya que las personas dadas de baja cuentan con certificaciones y experiencia.

Ricardo López, quien laboraba en la Conagua desde 1974, insistió en que los trabajadores piden únicamente que se aplique la ley: “Al margen de la ley nada, y por encima de la ley nadie. Aceptamos el recorte de 900 pesos de nuestro salario para colaborar con el nuevo gobierno pero nos tratan así”, externó.

La Jornada Maya solicitó a la subdirección de Comunicación y Cultura del Agua de la Conagua una entrevista con Mendicuti Priego para abordar el tema, pero solamente fue enviado un texto con la postura de la dependencia, el cual dice que “de acuerdo con la política de austeridad instruida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, la Conagua se encuentra en un proceso de restructuración con el objetivo de compactar áreas, incrementar la eficiencia y evitar la duplicidad de funciones. Es importante señalar que la restructuración administrativa es un proceso general de todas las dependencias del Gobierno de México, y que tiene como principal objetivo hacer más con menos recursos”.

La tercera audiencia entre los trabajadores y el representante legal de la Conagua se llevará a cabo el próximo jueves. Los quejosos también se reunirán con el coordinador de Programas Sociales del Gobierno Federal, Joaquín Díaz Mena, para que se dé respuesta a sus demandas. De acuerdo a Jacobo Femat, dependiendo de los resultados de esas reuniones, los trabajadores decidirán si continuarán movilizándose para exigir que se les respeten sus derechos laborales.