Crear un Instituto de la Familia es una violación flagrante a DH: activistas

Marea Verde y el colectivo Red Quintanarroense se unieron para expresar su descontento

Joana Maldonado
Foto: Congreso de Quintana Roo
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Jueves 14 de marzo, 2019

El pasado miércoles, Rogelio Márquez Valdivia, del Partido Encuentro Social (PES), y un grupo de mujeres identificadas como militantes del Partido Acción Nacional (PAN) y activistas pro-vida, entregaron ante la oficialía de partes del Congreso del estado una iniciativa que busca la creación de un Instituto de la Familia, un órgano que duplicaría las facultades que tiene el Sistema DIF estatal, pero enfocado a “defender” el modelo tradicional.

En el marco del informe del presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del estado (CDHEQROO), Marco Antonio Toh Euán, el colectivo Marea Verde y el colectivo Red Quintanarroense por los Derechos Sexuales y Reproductivos de las Juventudes se unieron para expresar su disenso con esta iniciativa.

Exigieron a la CDHEQROO y al Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM) “que hagan un posicionamiento institucional ante este tipo de violación flagrante a los derechos humanos de las personas y en especial de las mujeres”, pues consideran que la iniciativa está fuera de la laicidad del Estado Mexicano.

“Los derechos humanos de las niñas, niños, adolescentes y mujeres de Quintana Roo, así como de las personas de la diversidad sexual y de la sociedad en general, reconocidos ampliamente en los marcos normativos internacionales y nacionales, son amenazados ante la falta de perspectiva de género y enfoque de derechos humanos en la gestión y en la propuesta de políticas públicas”, señala el escrito que fue entregado al ómbudsman.

Acotaron que desde 2009 el estado mantiene una cifra elevada de violencia sexual, principalmente a mujeres especialmente en niñas y adolescentes entre diez a 19 años. “En este panorama y ante la invisibilización de las problemáticas tan apremiantes para más de la mitad de la población en el Estado, medidas como la creación de una instancia estatal fuera de los marcos de derechos humanos con perspectiva de género, que niega la evidencia científica y el Estado laico, representa una obstaculización directa a los derechos humanos de niñas, niños, adolescentes, mujeres y toda la sociedad en cada uno de los municipios del territorio estatal”, señala.

Exhortaron al Congreso a no favorecer el proyecto de la iniciativa, pues implica un retroceso y violenta los derechos humanos de toda la sociedad quintanarroense al vulnerar y garantizar el estado laico, ya que significa establecer leyes que visibilicen y permitan el ejercicio de derechos a la diversidad de familias, incluidas las madres solteras, la personas del mismo sexo, así como mujeres y hombres trans.

El DIF” ha sido rebasado”

La entrega de esta iniciativa por parte de la “Alianza por el Derecho a la Vida” fue el mismo día en el que el pleno dio entrada a una iniciativa para reformar la Constitución del estado y otras leyes a propuesta del colectivo Marea Verde para introducir los derechos reproductivos de las mujeres a objeto de permitir el acceso a la interrupción del embarazo de manera legal y segura, así como despenalizarlo de acuerdo con los parámetros internacionales.

En entrevista, Márquez Valdivia, quien fue presidente de la Comisión de Derechos Humanos en la X Legislatura del estado, dijo que “la formación del Instituto Estatal de la Familia tiene como propósito el fortalecer el principal integrante de una sociedad”.

Según sostuvo, el DIF “ha sido rebasado” y no se practican políticas públicas, por lo que los resultados han sido “delincuencia y violencia intrafamiliar”.

“Estamos llenos de leyes pero de poca efectividad en proteger a nuestras mujeres”, éstas últimas consideradas como “pilar de la familia” y que no pueden “ser abusadas”.

Aprovechó para acusar al activista de la comunidad LGBTTT, Roberto Guzmán de “radical” y de “defender a una minoría” al referirse a las parejas del mismo género y la criminalización del aborto.

“Esas minorías son abastecidas con recursos internacionales que tratan de destruir a la familia mexicana” y ello “ha provocado mucha ignorancia y el derecho de agredir”.