"Pagar para no descender es injusto y perjudica al futbol"

Resta emoción: 'Potro' Gutiérrez

Karla Torrijos
Foto: Jam Medina
La Jornada Maya

Ciudad de México
Jueves 21 de marzo, 2019

La posibilidad de que Veracruz pueda pagar 120 millones de pesos para conservar su permanencia en la primera división del futbol mexicano "resulta injusta" tanto para el máximo circuito como para la Liga de Ascenso, pues "le quita el ingrediente principal a las dos categorías, le resta emoción al torneo y además atenta contra del deporte mismo", aseguró el técnico Raúl Potro Gutiérrez.

Los Tiburones Rojos consumaron el quinto descenso en su historia, tras los sufridos en 1959, 1979, 1999 y 2008, luego de caer 2-0 ante León el domingo.

Asimismo, el conjunto jarocho se convirtió en el club que más prematuramente ha perdido su sitio durante el certamen del descenso, pues lo hizo apenas en la jornada 11 del Torneo Clausura 2019, disputada el pasado fin de semana. Dicha marca negativa pertenecía a Indios de Ciudad Juárez, que descendió en la fecha 12 del Bicentenario 2010.

No obstante, el actual técnico de los escualos, Robert Dante Siboldi, dejó entrever que el Veracruz no descenderá debido a que Fidel Kuri Grajales, presidente del club, cuenta con los recursos económicos suficientes para pagar los 120 millones de pesos que se requieren con el propósito de conservar su lugar en la primera división.

"Fidel tiene el dinero para pagar, aunque la idea era salvar al club del descenso deportivamente. Gran parte de la tristeza que tenemos es porque no le dimos alegría a la afición. Yo no descendí al equipo, pero me toca vivir este momento y asumo mi parte", señaló el timonel uruguayo tras confirmarse la mala noticia para los aficionados de los Tiburones.

Plantel desmotivado

Ante dicha situación, Gutiérrez, técnico campeón del mundo con la selección mexicana Sub-17 en 2011, añadió que la oportunidad de pagar para continuar en la Liga Mx, brindada por la Federación Mexicana de Futbol a los 18 equipos que conforman el máximo circuito, podría perjudicar en un futuro no muy lejano el desarrollo del balompié nacional.

"Cuando no hay una consecuencia ni para arriba ni para abajo, los jugadores y las instituciones tienden a acomodarse, todos dejan de esforzarse, y eso, tarde o temprano, le restará calidad al futbol mexicano en todos sentidos", expresó.

Asimismo, consideró que saber de forma tan anticipada que el equipo "ya no se está jugando nada" también podría afectar de manera negativa al plantel.

"El principal ingrediente que tiene cualquier deporte es la victoria, es buscar ser el número uno, demostrar que eres el mejor de la categoría y mostrárselo a todo el mundo; entonces, si partimos de esa simple premisa, obviamente no tener un objetivo o un premio qué perseguir desmotiva mucho a los jugadores, queda incompleta la labor que tiene el deporte en sí".

Jurado viaja con la Sub-22

Por su parte, el actual portero del cuadro jarocho, Sebastián Jurado, quien fue uno de los jugadores que se mostraron más afligidos tras la consumación del descenso de los escualos, y que incluso lloró al término del partido ante León, admitió ayer que aún no se recupera del trago amargo; sin embargo, se mostró motivado por su próxima participación con la selección mexicana Sub-22.

"Recuperado no lo sé, pero lo que sí sé es que tengo que cambiar el chip, tengo que estar sereno y tratar de hacer las cosas lo mejor posible para ayudar a los compañeros", indicó el canterano de los Tiburones.

"Creo que la tranquilidad te la debe dar el trabajo, no lo que se diga afuera de la cancha. Lo que haces y has hecho eso es lo que a mí me tiene tranquilo, saber que me mato diariamente para dar lo mejor de mí", declaró el guardameta antes de viajar a Madrid para disputar un par de juegos de preparación con el combinado nacional dirigido por Jaime Lozano.