"¡Justicia!", resuena a dos años del feminicidio de Emma Gabriela

Con manifestación en el centro de Mérida, recuerdan el crimen ocurrido en el fraccionamiento San Luis

Óscar Rodríguez
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 27 de marzo, 2019

“Este calvario parece no tener fin”, exclamó la señora Ligia Canto Lugo, quien acompañada de cientos de dolientes exigió justicia a dos años del asesinato de su hija Emma Gabriela Molina Canto, a manos de dos sicarios que presuntamente actuaron por instrucciones del ex esposo de la víctima, Martín Medina Sonda.

Con playeras blancas, cruces y flores, los dolientes caminaron alrededor de la Plaza Grande donde al grito de ¡Justicia! ¡Justicia! recordaban el artero crimen ocurrido en el fraccionamiento San Luis, de la capital yucateca, el 27 de marzo del 2017, cuando Emma Gabriela, fue atacada por Jonathan Mézquita Ávalos y Óscar Miguel López Tobilla, condenados a más de 40 años de prisión.

El dolor de Ligia Canto conmovía, su clamor rompía el silencio de los asistentes a la manifestación que arrancó poco después de las 17:30 horas, justo frente a la sede del Poder Ejecutivo estatal para rodear la Plaza Grande, de Mérida.

Acompañada por sus hijos, la activista reprochaba la solicitud traslado de centro de reclusión que uno de los autores intelectuales del crimen apodado “El Cachorro”, bajo el argumento maltratos al interior del penal.

Al llegar al corazón de la ciudad, Ligia Canto aseguró que la violencia feminicida “nos rebasa”, pues a pesar de las denuncias que como activista ha realizado en casos como el de Greta M.C. la autoridad hace poco o nada para detener al agresor.

“La lucha histórica de Gaby por defender a sus hijos y para defenderse ella misma de la violencia de toda índole de que eran víctimas, es el ejemplo que para muchas mujeres se atrevan a denunciar y a exigir una justicia con perspectiva de género y sin discriminación”, ahondó.

Envuelta de dolientes de portaban cruces de madera, flores y pancartas donde clamaban por el cese de la violencia hacia las mujeres, aseguró que los huérfanos de los feminicidios han sido olvidados por las autoridades.

“Los dejan en todo estado de indefensión y además está sobre sus familias el peso de ineludibles procesos jurídicos para protegerlos de manera integral, juicios desgastantes tanto emocional como económicamente en los que ordenan a la familia, principalmente a los niños huérfanos, a ser sometidos a exámenes, entrevistas diversos y costosos peritajes que por muy leves que sean, provocan dolorosos retrocesos en su proceso de sanación”, dijo.

Aseguró que su hija se ha convertido en un baluarte y pilar para muchas mujeres que han optado en denunciar las agresiones que sufren al interior de sus hogares, sin importar enfrentarse a un sistema de justicia “misógino e insensible”.

“Ella siempre será recordada no solo por nosotros que la amaremos siempre, sino por todo Yucatán, por su valentía, coraje, fuerza, porque nunca se dio por vencida, porque la mataron luchando y defendiendo siempre lo que más amaba, sus hijos”, expuso.

En el corazón de la Plaza Grande, los asistentes al acto luctuoso encendieron velas y depositaron las flores que cargaban para honrar la memoria de la mujer asesinada hace 24 meses.

Como se recordará, todos los presuntos responsables del complot para asesinar a Molina Canto se encuentran en prisión, dos de ellos condenados a más de 40 años de prisión, otro más, Rogelio Reyes Barrueta logró un acuerdo con la familia de la víctima a cambio de permanecer cautivo en su domicilio por su estado de salud, mientras que un sujeto apodado “El Cachorro”, al igual que el presunto autor intelectual que permanece preso en Tabasco por otro crimen que cometió en perjuicio del erario de ese estado, han evadido la acción de la justicia con base de amparos otorgados por juzgados federales.