Mexicanos con diabetes no toman medidas para evitar complicaciones

Pacientes se enfrentan a enfermedades renales o cardiovasculares, ceguera y amputaciones

Lilia Balam
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 29 de marzo, 2019

Aunque en México alrededor de 11.5 millones de personas viven con diabetes, solo el 53 por ciento de los pacientes toman medidas para evitar complicaciones como enfermedades renales o cardiovasculares, ceguera o amputaciones, informaron expertos durante la 2ª Cumbre Sanofi de Diabetes y Enfermedades Cardiovasculares.

En el foro, se mencionó que de acuerdo al INSALUD (Institutos Nacionales de Salud), hasta el 2012, solo el 25 por ciento de las personas con diabetes estaban “controladas”. A su vez, el doctor Rafael Campuzano Rodríguez indicó que el 46.4 por ciento de éstos no realiza ninguna medida preventiva para retrasar o evitar complicaciones. Además un alto número de personas desconoce que la padece aún cuando el inicio de la misma a edad temprana es más frecuente en México que en cualquier otro país, añadió.

“Lo grave es que mientras no sepas que la tienes no pones tratamiento y entonces habrá complicaciones”, insistió. Agregó que la diabetes es la causa número uno de enfermedad renal, de ceguera y de amputaciones no traumáticas, además de que los pacientes con diabetes tienen 3 veces mayor riesgo de morir de una enfermedad del corazón. “Es un problema serio, es la epidemia del siglo”, apuntó.

Por otro lado, el Secretario General de la Sociedad de Cardiología Intervencionista de México, Abel Pavía López recordó que la diabetes va de la mano con las enfermedades cardiovasculares. En este sentido, comunicó que en México esos padecimientos son la principal causa de muerte y más del 40 por ciento de los pacientes con problemas de ese tipo están en riesgo de presentar un infarto, embolia o problemas vasculares periféricos.

La prevalencia de factores de riesgo de padecer problemas cardiovasculares en la población mexicana es alto, añadió, ya que el 36 por ciento de la población tiene hipertensión arterial, 43.3 por ciento hipercolesterolemia, el 38 por ciento presenta sobrepeso y el 24.4 por ciento obesidad.

“Nuestra población tiene múltiples factores de riesgo y esto nos hace mucho más propensos a desarrollar complicaciones que comprometen la vida. El pronóstico es sombrío en enfermedades crónico degenerativas, tenemos que hacer algo”, puntualizó.

De igual forma el doctor Felipe Aguilar insistió en que los pacientes con diabetes son uno de los grupos más afectados por la influenza. De acuerdo a un reporte de la Secretaría de Salud, desde octubre del 2018 hasta el pasado viernes se habían confirmado 6 mil 107 casos y 709 muertes por esa enfermedad.

De las personas fallecidas, el 92.7 por ciento no estaba vacunada, el 33 por ciento era hipertenso, el 32 por ciento obeso y otro 32 por ciento diabético. Por ello, hizo énfasis en que las personas con diabetes deben tomar medidas como la vacunación contra la influenza porque tienen “tres veces más probabilidades de ser hospitalizadas y seis veces más de morir”.

Los cuidados

Aunque el panorama es grave, no se trata de asustar a la población, recalcó Campuzano Rodríguez, sino de acudir periódicamente con profesionales de la salud para detectar cualquier anomalía a tiempo y tratarla de manera adecuada.

Los especialistas exhortaron a que quienes padezcan alguna de las enfermedades mencionadas sigan las indicaciones de los médicos al pie de la letra aunque no presenten síntomas, pues es frecuente que personas con hipertensión en cuanto se sienten bien dejen de consumir sus medicamentos, aún cuando el padecimiento no se cura, se controla.

“Si tu tienes una enfermedad, tienes que tratarla y cuidarla. ¿Es grave? Sí. ¿Se puede evitar? También. Cuando se diagnostica, un paciente educado es un paciente controlado”, puntualizó.

Ambos médicos insistieron en la importancia de llevar un estilo de vida saludable, ya que los tratamientos no suplen el ejercicio ni una dieta sana y moderada. Pavía López agregó que evitar el tabaquismo y mantener el colesterol bajo con otras medidas para controlar las enfermedades mencionadas.

Por otro lado, el Secretario General de la Sociedad de Cardiología Intervencionista de México comunicó que lo necesario para prevenir más muertes por esos padecimientos es apostar por mejorar la educación, el sistema de salud y tener cero tolerancia a la corrupción, rubros en los que considera que “no se está haciendo mucho”.

En entrevista posterior, Pavía López subrayó que es mucho más barato para las autoridades invertir en prevención que en la curación. “Es más caro morirse y si son muertes precoces, de personas en edad productiva, lo es más”, dijo.

Opinó que desde hace muchos años la proyección presupuestal para el campo de la salud “se ha quedado corta” y reiteró que para mejorar el nivel de salud de la población es necesario que también se mejore el sistema educativo. Esto hará que el impacto económico por mortalidad precoz sea menor. “Educación, salud y economía: son tres eslabones, los tres son importantes y conforman una cadena”, concluyó.