Salvado de la Filey… o casi

Ocupaciones impropias

Jhonny Brea
Foto: Raúl Angulo Hernández
La Jornada Maya

Lunes 1 de abril, 2019

¡Lo logré! Esta semana ya fue para respirar, mantener la rutina y sobre todo darse uno mismo una palmada en la espalda porque este año logré evadir la Filey.

No es que uno esté peleado con la lectura y los libros. Al contrario, un café y leer a buenos autores serían parte de mis rituales cotidianos si no fuera porque para La Xtabay significa que estoy de ocioso e inmediatamente me recuerde que hay que deshollinar los techos y paredes porque ya se formaron telarañas. Ustedes saben, las labores propias de mi sexo.

Pero si el año pasado fue necesario escoger entre ir a la Filey y asegurar la compra de gasolina, éste fue imperativo asegurar que no se gastaría el combustible antes de la quincena. Y total, ¿para qué ir a escuchar que Paco Taibo II saliera con que en el Fondo de Cultura Económica se encontró con un merequetengue marca diablo de desprecio al dinero del pueblo? A fin de cuentas, se nota que la 4T aprecia mucho ese dinero; tanto que nos lo quiere quitar.

Así pues, me propuse ejecutar una acción más de la Estrategia Integral de Defensa de la Quincena y evitar el gasto en libros. Contra lo que me esperaba, hubo consenso para aplicar la medida, pues aunque La Xtabay no sea muy afecta a la idea de formar una biblioteca, cada que hemos ido ha terminado gastando por lo menos 800 pesos. La excepción fue La Cutusa, que tenía programada una visita por parte de la escuela y con ese pretexto me sacó la última Sor Juana que sobrevivía en mi luida cartera. Regresó con Aura de Carlos Fuentes y tres entregas de un manga. Como sea, salió más barato que haber ido en familia.

El que nos está haciendo caballada y media es El Kizín. Si ya tenía problemas para mantener una dieta balanceada porque entre mi adorada y La Musculoesquelética están minando mi salud mental con miras a llevar a la extinción al macho omega grasa en pecho, espalda peluda, nalga pasada por cuchara de albañil, abdomen de lavadora y bebedor de cerveza light, resulta que ahora mi vástago me sale con que no puedo comer tacos de carnitas porque así celebro la toma de Tenochtitlan, ni de cochinita porque es como hacer fiesta por la entrada del traidor Tutul Xiu a Mérida; la cerveza es sinónimo de festejo por la toma de Chan Santa Cruz (hasta me soltó que el ayuntamiento de Mérida de entonces dio su tanda en la mera Plaza Grande para hacer honores a la victoria sobre los mayas), o que si me desayuno mi francés de lechón es por hacer homenaje al suplicio de Jacinto Canek, pero parece que mi vástago tendrá que abandonar su militancia.

Resulta que La Xtabay me preguntó si ya conseguí boletos para la serie inaugural del beisbol. Cree que no lo sé, pero su intención era armar la porra femenina (con uno que otro gay infiltrado) para Alex Liddi. Si sus amigotas ya se pusieron de acuerdo, pero el precio de los asientos por tercera base ya se dispararon. Si no me creen, pregúntenle a la familia Núñez Zapata. El caso es que El Kizín intervino para decirle que tendría que dejar de comer piedras, kibis, los sándwiches de Manolo’s y abandonar la idea de que la chicharra con salpicón cuenta como ensalada, además de entrenar para fitness o pole dancing porque así jamás va a pescar un italiano.

–¿Has considerado hacerte vegana? –soltó el chamaco, antes de quedar lívido porque La Xtabay le lanzó una mirada que parecía decirle “puedes amanecer con cinta gris en la boca y tirado a las puertas del Caimede.

–“¡Mejor me enseñas a cocinar, mamá!” –sugirió al botepronto La Cutusa. “Imagínate, si llevo una pancarta que diga Cocino como tu nonna o Te hago pesto en molcajete, se olvida hasta de jugar beisbol”.

Hagan sus apuestas. Ahora resulta que hasta culinarias se van a volver.

Macho omega que se respeta

“Jhonny, ¿ya te apuntaste para ir a abuchear a los Diablos? Fue lo que me preguntó La Xtabay antes del incidente con El Kizín.

Respiré profundamente, pausado, y manteniendo la compostura contesté: “No, corazón. Sabes que ese día es de precio inflado y si ahora vamos a abuchear a los Diablos no va a faltar que digan que en las gradas había chairos, pejezombies y militantes de Morena pagados por Huacho. Los 500 nos van a decir”. Total, ni chance le dieron al italiano de instalarse y ya ha de estar rumbo a Taiwan.

Mérida, Yucatán
jornalerojhonnybrea@gmail.com