Venados buscarán goles y frenar al Zacatepec, en su regreso a la Liguilla

El equipo de Orduña, a confirmar su ascenso

Rodrigo Corona Gaspar
Foto: Cortesía
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 18 de abril, 2019

La hora de la verdad llegó. Los Venados, encabezados por el director deportivo Luis Miguel Salvador, trabajaron desde antes de iniciar el año para esto: la Liguilla, y no dejarán que el esfuerzo sea en vano. A diferencia de la jugada en el Apertura 2017 (la primera en la historia de la franquicia) al mando de Bruno Marioni, cuando cayeron por marcador global de 3-0 ante FC Juárez, esta vez están decididos a que la historia sea diferente.

Enfrente tendrán al Atlético Zacatepec, escuadra que estuvo tan sólo dos unidades por encima de Yucatán, pero que lo derrotó en la fecha dos en el Carlos Iturralde, donde se inaugura esta serie, por 2-0, en el segundo partido de los dos que perdió de forma consecutiva en el inicio del Clausura 2019. Las cosas cambiaron bastante desde entonces. De aquella vez al final del campeonato, los ciervos cayeron sólo en dos ocasiones más para finalizar con cuatro derrotas, mientras que los morelenses, en seis, su total en el semestre, la segunda cifra más alta de descalabros en el certamen. “Es un equipo con jugadores muy buenos en ataque como Giovani Hernández (sublíder de goleo con siete tantos), Rodrigo Prieto (le anotó a Yucatán) y el extremo por izquierda César Huerta”, comentó el entrenador de los Venados, Sergio Orduña.

Y vaya que el Zacatepec tiene potencia al frente. Fueron el tercer mejor ataque con 22 goles, cuatro menos que el líder Atlante y 10 más que los astados. Esa es su principal fortaleza; los astados fueron la tercera mejor defensiva, con 13 goles permitidos en 14 cotejos; los de Cuernavaca recibieron 18.

Si los yucatecos quieren trascender deberán mejorar en el ataque y seguir siendo igual de efectivos en la zaga. Manuel López Mondragón y Orduña coincidieron en entrevista que su principal debilidad fue la definición.

Ningún jugador ciervo anotó más de tres goles y sólo en tres ocasiones pudieron anotar más de un gol en un partido, mientras que los ex Coras, en ocho. Hace dos años el equipo yucateco no tenía un proyecto definido, ni un conjunto con tanto orden y tampoco un técnico con experiencia (Orduña cuenta con tres títulos, un ascenso y 10 liguillas). Otra diferencia importante es que no existía una unión, una “hermandad”, como lo definió Alfonso Tamay, de los más regulares en el CL19.

Estos Venados prometen. Hicieron que la afición regrese al estadio Carlos Iturralde Rivero. Para muestra, un botón: metieron a 38 mil 246 espectadores, la sexta cifra más alta entre los 15 contendientes. Salvador y Orduña le dieron alma a un equipo que hace un mes peleaba por no descender a la Liga Premier.