Cáncer de piel, en Yucatán, riesgo latente por el sol

Constante exposición a los rayos ultravioleta (UV) es la principal causa

Lilia Balam
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 19 de abril, 2019

El tres por ciento de las consultas dermatológicas en Yucatán son por cáncer de piel, aunque el más frecuente es el carcinoma basocelular, que se trata con cirugía y no hace metástasis, informó la dermatóloga Sofía Castro Alcocer. Es decir, los cánceres más agresivos como el melanoma, tienen un bajo porcentaje de incidencia en la entidad.

De hecho, la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), registró 122 nuevos casos de cáncer de piel no melanoma en el 2017 y más de 69 en el 2018. El año pasado, se reportaron al menos 13 casos del tipo melanoma. En ese recinto, el cáncer de piel es la segunda causa de atención quirúrgica de Oncología.

De acuerdo a especialistas como el cirujano oncólogo de la UMAE, Ernesto Josemaria Cervantes, la constante exposición a los rayos ultravioleta (UV) es la principal causa de ese padecimiento. Castro Alcocer incluso mencionó que se ha demostrado que los menores que se encuentran en constante exposición a la radiación, suelen presentar cáncer de piel o lesiones premalignas en la etapa adulta. Además, la población mestiza es más propensa a padecer esa enfermedad.

Aunque puede ser grave, costoso (y mortal, si se trata del tipo melanoma), la enfermedad puede ser prevenida y combatida. En un comunicado, el IMSS señala que las cifras de cáncer de piel “podrían disminuir si realmente las personas aplicaran las recomendaciones para protegerse de la exposición ultravioleta, emitidos por el sol y luces blancas, como pantallas de computadoras, televisiones, celulares y tabletas electrónicas”.

La dermatóloga indicó que las medidas de protección deben ser reforzadas en esta temporada, cuando las personas suelen realizar más actividades al aire libre: en la playa, campo o en los parques. Mencionó que es importante que se utilice ropa fresca pero de materiales como algodón o manta, de preferencia de manga larga, así como gorros, sombreros, sombrillas o guantes que protejan la piel de la radiación directa.

También recomendó el uso de productos químicos fotoprotectores y recordó que es importante aplicarlos treinta minutos antes de la exposición al sol.

A su consideración, en los últimos años la sociedad ha cobrado conciencia de la importancia de proteger la piel, y cada vez es más frecuente que las personas acudan a consultar al detectar una anomalía.

“Gracias a las redes sociales y la televisión, a todos se nos dice que cuando tengamos un lunar que se vea sospechoso, que crezca, que sangre, que no sea uniforme, que tenga muchos colores, debemos acudir al médico para una revisión. Las personas que tienen muchos lunares también tienen que acudir a un chequeo anual. Gracias a la información la gente asiste y evitamos el cáncer”, sostuvo.

Medidas de prevención

El IMSS recomienda que ante la aparición de cualquier bolita o lunar en la piel, con un crecimiento rápido, úlcera o sangrado, es necesario acudir con un médico para recibir un diagnóstico y el tratamiento correspondiente.

En un comunicado, el Instituto detalla que el cáncer de piel de tipo “epidermoide” se presenta como una verruga que posteriormente se ulcera y en ocasiones puede sangrar, mientras que el tipo melanoma habitualmente se presenta como zonas de piel obscuras, asimétricas, con bordes irregulares, con diferentes tonalidades en color, rápido crecimiento en su diámetro y que en ocasiones también presenta sangrado.

El tipo basocelular es el tipo más frecuente y menos agresivo, se presenta como una bolita color rosa o roja que en ocasiones sangra; todos pueden provocar deformación del sitio donde aparece.

En el documento, el IMSS explica que los factores que pueden aumentar el riesgo de presentar cáncer de piel son trabajar al aire libre antes de los 20 años de edad, haber padecido tres o más quemaduras de sol con ampollas antes de los 20 años, y tener pecas en el tercio superior de la espalda.También se encuentran en el grupo de riesgo pacientes post trasplantados con tratamiento inmunosupresor, quienes hayan padecido psoriasis y quienes hayan recibido radioterapia como tratamiento de cáncer en edad infantil.

“Los individuos que tengan uno o dos los factores de riesgo presentan 3.5 veces más riesgo de desarrollar cáncer de piel y en personas con tres o más factores de riesgo, se incrementa el riesgo 20 veces más en comparación con la población general”, indica el comunicado.

Finalmente, el IMSS sugiere que aún en días nublados, durante las jornadas laborales al aire libre y en la medida de las posibilidades de los trabajadores, se utilice filtro solar de amplio espectro con factor de protección solar 30 o más alto; así como sombreros anchos, que ofrezcan protección a ambos lados de la cara y orejas, cuello; lentes para el sol con filtro solar; así como camisas de manga larga y pantalones largos.

También es importante que para los periodos de descanso se elijan las áreas con sombra y se evite una mayor exposición al sol, sobre todo las personas de piel clara propensa a la quemadura solar.