Docencia, vocación y compromiso para Mónica Loría

Educar también implica preparar para la vida y el trabajo, afirma la normalista

Óscar Rodríguez
Foto: Sandra Ramírez Cervantes
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 15 de mayo, 2019

Para Mónica Loría Ceballos, obtener una plaza en cuanto egrese de la Escuela Normal de Educación Preescolar no es una meta inmediata. Desea primero especializarse y realizar una maestría.

Su motivación para ser docente proviene de su familia, pues algunas de sus tías son maestras. Por ello decidió hacer suya esa profesión e ingresar a la escuela normal para educadoras, donde ha estudiado estos últimos cuatro años.

“Decidí estudiar la carrera. Había trabajado también con niños, cuidándolos. Entonces me gustaba ese aspecto de estar con ellos, convivir, divertirme; en consecuencia decidí entrar a la licenciatura. La verdad no me arrepiento”, explicó.

Indicó que los docentes de la Normal Preescolar le han aportado importantes experiencias pedagógicas, lo cual la ha fortalecido en su vocación docente y sus deseos de preparación.

“Es un reto, el compromiso que tiene el docente sí es muy grande, porque implica ofrecer una educación de calidad. Sin embargo siempre hay obstáculos en tu formación profesional y académica; porque tú, maestra frente a grupo, tienes que atender a todos los alumnos por igual, tienes que ser inclusiva. Entonces esa misma inclusión hace que tengas que tomar muchos aspectos en cuenta”, abundó.

A unos meses de concluir con sus estudios de licenciatura, dijo, espera aplicar para concursar por alguna plaza para poder estar frente a grupo. Sin embargo, esto no le quita el sueño, pues espera ahondar en su preparación y ser la mejor maestra para los alumnos que eventualmente tenga.