Incendios forestales en Yucatán, provocados por el hombre en 90 por ciento

Más de siete mil hectáreas afectadas por los 476 siniestros ocurridos en 2019

Lilia Balam
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 23 de mayo, 2019

El 90 por ciento de los 476 incendios forestales registrados este año en Yucatán habrían sido provocados por factores humanos, es decir, por descuidar fogatas o arrojar colillas de cigarro, vidrios y basura a los montes afectados por la sequía, informó el director de Agricultura de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), José Manuel Bolio García.

Menos del cinco por ciento de los incendios ocurrió a manos de algún productor que hubiera solicitado un permiso de quema, por lo que el funcionario insistió en que debe mejorar la educación ciudadana en el tema para que mantengan vigiladas las fogatas que encienden, además de que eviten arrojar desperdicios a las brechas de las carreteras.

En el caso de los productores, recomendó que sigan el calendario de quemas que emiten las autoridades estatales y añadió que se debe fomentar la solicitud de los permisos para realizar dichas prácticas. También sugirió que las quemas se hagan a temprana hora, ya que al mediodía hay ráfagas de aire y eso puede ocasionar que el fuego se descontrole. De igual forma, indicó que esas prácticas no las deben realizar los productores estando solos.

“A veces uno piensa que puede hacer la quema solo, pero viene el aire, produce chispas y debido a la sequía, el material se prende y si el productor no está acompañado, es difícil que controle el fuego. También pueden hacer brechas o caminos cortafuego para evitar que la llama se extienda”, apuntó.

Oriente y sur, los más golpeados

Los 476 incendios de este año han afectado siete mil 780 hectáreas de terreno, de las cuales cinco mil 800 eran de material arbustivo, 486 eran hojarascas y 450 eran pastos. La mayoría de los siniestros se registraron en el oriente y en el sur del estado, pero alrededor del 30 por ciento de la superficie afectada pertenece a la localidad Nohalal, situada en Tekax. De igual forma, Bolio García mencionó que los incidentes se solían reportar los fines de semana.

Las hectáreas devastadas son recuperables, es decir, con el siguiente ciclo de lluvia rebrotarán las plantas. En el caso de zonas con árboles adultos dañados, que son cerca de 600 hectáreas, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) realizará un programa para reforestarlas

El funcionario calificó el 2019 como un año “muy activo” en cuestión de incendios, pues el perímetro afectado supera al del año pasado, cuando resultaron dañadas mil 500 hectáreas por esos siniestros. El director atribuyó la situación a las altas temperaturas y a la escasez de lluvias.

“El año pasado hubo lluvias desde marzo, en abril y mayo. La humedad ayudó. Este año es muy seco y apenas están presentándose algunas lluvias, pero se trata de una condición que está azotando a todo el país”, detalló.

Sin pérdidas humanas

Los incidentes no han provocado pérdidas humanas pero sí han afectado partes de algunos ranchos, también dañaron cerca de 40 hectáreas de un cultivo de henequén y apiarios.

Las autoridades estatales y federales están investigando las causas de los mismos y de encontrarse un responsable, sería sancionado; sin embargo, hasta ahora ningún productor o ciudadano ha reportado ninguna anomalía ni ha denunciado si los incendios fueron intencionales.

Bolio García recordó que más de 500 miembros de 16 dependencias estatales y federales, entre ellas la Seder, Conafor y hasta las Fuerzas Armadas, participan en el control de los incendios. Finalmente, recalcó que hoy en día no hay ningún incendio activo, todos están “100 por ciento liquidados”.