Cierran campañas rumbo a nueva jornada electoral en España

Madrid y Barcelona son los dos ayuntamientos más deseados y disputados

Armando G. Tejeda
Foto: Afp
La Jornada Maya

Madrid, España
Viernes 24 de mayo, 2019

A menos de un mes de los comicios generales que auparon al socialista Pedro Sánchez al liderazgo político del país, España vivirá este domingo una nueva jornada electoral, en la que se renovarán los gobiernos de 12 comunidades autónomas, de todos los ayuntamientos del país y a los representantes del Estado en el Parlamento europeo. Será una triple cita electoral en la que todas las miradas estarán puestas en la férrea disputa por controlar los dos ayuntamientos más codiciados, el de Madrid y Barcelona, y por confirmar si el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) mantiene su idilio con el electorado y logra desbancar a la derecha del gobierno autonómico Madrid.

Cuando todavía están abiertas las negociaciones para la formación de las mayorías que permitan la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno, de lo que hasta el momento se ha avanzado más bien poco, todos los partidos políticos se someterán este domingo a una nueva prueba en las urnas y en las que habrá centenares de instituciones en disputa.

Con la tensión al máximo, los partidos políticos cerraron campaña antes de recluirse en sus cuarteles electorales para seguir los resultados de la noche electoral. El PSOE aspira, según los sondeos publicados hasta ahora, a convertirse en el nuevo referente del poder territorial, municipal y autonómico del país, desbancando así al derechista Partido Popular (PP), que si se cumplen las encuestas volverá a vivir una noche trágica, en la que podría perder la mayor parte de los gobiernos que todavía preside. En el caso de C´s aspira a convertirse, otra vez, en el partido referente del espectro ideológico conservador y neoliberal, por delante del PP y de la formación emergente de extrema derecha Vox, que en estos comicios ha perdido influencia y capacidad de movilización. El caso de Unidas Podemos (UP) también es un referendo sobre el vigor del proyecto, cuestionado por las numerosas y graves fracturas en su estructura interna y territorial, que ha provocado el cuestionamiento de la actual dirección, presidida por Pablo Iglesias, quien intenta por todos los medios entrar en el gobierno de Pedro Sánchez para mantener el liderazgo del partido.

En los comicios se renovarán los gobiernos autonómicos de Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Región de Murcia, La Rioja, Navarra, Ceuta y Melilla. Y en todos ellos se volverá a registrar un enfrentamiento entre los dos bloques confrontados en los comicios generales: el de la derecha, representada por los tres partidos conservadores, y del de la izquierda, por el PSOE y UP, si bien en la mayoría de las regiones se augura un incremento notable de los votos socialistas frente a una caída en picado de los apoyos electorales de la formación presidida por Pablo Iglesias.

Las únicas comunidades autónomas que no celebrarán elecciones, básicamente porque sigue en vigor su legislatura o adelantaron los comicios, son Galicia, País Vasco, Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía. En cualquier caso en todo el territorio también se votarán a las listas de los partidos para ser representados en el Parlamento europeo.

La lucha por Madrid y Barcelona

La lucha más descarnada y cerrada se dará en los ayuntamientos de Madrid y Barcelona, por un lado, y en la Comunidad de Madrid, por otro, por el simbolismo que supone al ser el centro del poder del país.

En el caso de Madrid, la actual alcaldesa, Manuela Carmena, se presentó como independiente de una coalición de varios partidos -incluido Podemos- aspira a renovar el mandato, si bien las encuestas auguran una batalla cerrada y en la que en ningún caso podrá gobernar en solitario, por lo que necesitaría de nuevo de los apoyos del PSOE. Además, la alcaldesa Carmena mantiene una agria disputa con el líder de UP, Iglesias, con el rompió durante la negociación de las listas electorales y tras la dimisión del que fuera durante la fundación del partido su mano derecha, Íñigo Errejón, que decidió presentarse en solitario, con el apoyo de Carmena, para presidir la Comunidad de Madrid. En UP esto se vio como un gesto de “alta traición”, máxime cuando todo el aparato del partido ya trabajaba para su candidatura para Madrid.

Además, en el seno del propio gobierno de Carmena se gestó una lista electoral independiente y muy crítica con la gestión de la alcaldesa, que se llama Madrid en Pie y que está integrado por algunos de los miembros de su propio gobierno que mejor han gestionado los recursos del Ayuntamiento, entre ellos el que fuera su responsable de la Hacienda y las Finanzas, Carlos Sánchez Mato. El partido de Iglesias ha apoyado veladamente a esta opción frente a la candidatura de la actual alcaldesa.

La derecha intentará aprovechar estas fracturas en el seno de la izquierda para recuperar el control del Ayuntamiento de Madrid y para mantener el poder en la Comunidad, que gobierna desde hace 24 años, pero que ahora todo apunta a que el socialista Ángel Gabilondo podría terminar con este hegemonía ya histórica.

Mientras que en Barcelona, la disputa está en la formación de la actual alcaldesa, Ada Colau, Barcelona en Comú-Podem, con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y el Partido Socialista de Cataluña (PSC), que podría recuperar presencia y poder en la capital catalana después de varios lustros de decadencia. En este caso, las encuestas auguran hasta un triple empate, que sólo se resolverá a través de los pactos poselectorales.