Presentan ensayo sobre feminicidios, trata, desigualdad e impunidad

'Agua de Lourdes' contrasta y entreteje cinco casos reales con una historia personal familiar ocurrida en Tlaxcala

Carlos Paul
Foto: Guillermo Sologuren
La Jornada Maya

Ciudad de México
Viernes 24 de mayo, 2019

Los feminicidios, la trata de personas con fines de prostitución, la desigualdad de género y la cultura de la impunidad son temas del ensayo Agua de Lourdes: ser mujer en México, de la escritora y poeta Karen Villeda (Tlaxcala, 1985).

Editado por el sello Turner Noema, el libro es una especie de collage que, desde una perspectiva tanto social como íntima, entreteje testimonios, estadísticas, fuentes periodísticas y de redes sociales; así como una narrativa poética, citas de poemas y versos escritos ex profeso. Es un libro en el que se entreteje y contrastan cinco casos reales con una historia personal familiar ocurrida en Tlaxcala.

Agua de Lourdes: ser mujer en México fue presentado la noche del jueves en la librería-galería U-Tópicas, por Andrea Sánchez Grobet (editora en una institución financiera), la escritora Andrea Chapela y la autora.

En conversación con Chapela, la autora de Agua de Lourdes… se refirió, entre otras cuestiones, a los motivos que la llevaron en un principio a escribir el ensayo y que tiene que ver con una categoría que en México aún no se tipifica, como lo es el “feminicidio-suicidio”; así como en el libro se contrastan “las estadísticas con las historias reales, y de cómo el patriarcado y las masculinidades toxicas nos cruzan a todos”.

Por su parte, Sánchez Grobet se refirió a la cuestión de los feminicidios como “crímenes de poder”.

Son “crímenes que reiteran la efectividad de la red de alianzas con las que se sostiene el mandato masculino. Con cada muerta, con cada mujer violada, con cada derecho cancelado se asegura y se reafirma el proyecto histórico del capital, donde el Estado aparece no sólo como el cómplice más cercano, sino como el primer benefactor de esa violencia”.

El neoliberalismo no funciona solo, explicó. “Necesita de la misoginia, de la homofobia, de la transfobia, del racismo y el clasismo para el control de la vida”. Como expresa Rita Segato, “exige pruebas constantes de la pertenecía a la clase de hombres y demanda pactos de silencio y complicidad”.

Este libro, apuntó Sánchez Grobet, “somos todas”. “Ahí donde ellos intentan hacer individualidades, nosotras accionamos desde lo colectivo. Por eso escogemos la memoria como una estrategia política de resistencia”.

Este libro, concluyó Karen Villeda, ganadora del Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 2019, en la categoría de poesía, “me curó de muchos miedos, pero sigo bien encabronada. Es mejor estar encabronada a tener miedo o estar triste”.