La preocupación de Yeidckol

Mesa Chica

Hugo Martoccia
Foto: Twitter
La Jornada Maya

Lunes 27 de mayo, 2019

La visita de la dirigente nacional de Morena dejó varios aspectos políticos para destacar. Desde su cuidada agenda, pasando por una clara definición de sus simpatías políticas locales, hasta la señal contundente de que su mayor temor para este 2 de junio es la estructura electoral, tanto la propia como la ajena.

La preocupación es tan real y válida, que fue prácticamente el mensaje único que Yeidckol dejó en los lugares que visitó entre el viernes y sábado en Quintana Roo. Lo dijo también en una conferencia de prensa en Cozumel.

“Tenemos el triunfo en las manos, por eso insisto que lo que la estructura tiene que hacer es cuidarse de los mapaches que van a querer llegar a ofrecerles dinero, distraerlos, y sacarlos de la casilla”, dijo la dirigente.

Pero lo que se pudo apreciar fue aún más contundente que esas palabras. Los tres eventos que encabezó Yeidckol, en Cancún, Cozumel y Felipe Carrillo Puerto, tuvieron como denominador común una muy baja asistencia de los que se supone serán la estructura electoral que cuidará el voto del lopezobradorismo.

Yeidckol dejó entrever esa preocupación a un alto referente morenista, que será crucial en las elecciones. Yeidckol dijo que confía en el voto del morenismo, pero sabe que llevar esos votos a las urnas, y cuidarlos allí, es una tarea que no se dará de manera espontánea.

no se trata sólo de un problema de organización. Hay aspectos mucho más peligrosos, como la constante denuncia de candidatos de qué hay infiltrados poderosos que trabajarán en su contra el 2 de junio.

Quizá un dato llamativo explique lo que es la situación de Morena en ese aspecto. De los tres eventos en los que estuvo Yeidckol, el diputado federal Jesús Pool Moo, comisionado electoral del CEN en el estado, no pudo subirse al presidium en ninguno.

Chucho Pool se debió auto excluir, porque había el acuerdo de una generalizada rechifla en su contra. Deambuló por los eventos prácticamente escondido. Esa es la situación de Morena Quintana Roo hoy.

Chucho tiene la “llave”

El dato increíble es que Chucho Pool es el hombre más importante para el armado y sostenimiento de la estructura electoral de Morena. Al menos hasta hoy. Es el único que posee la clave para dar de alta o baja a los representantes generales y de casilla que se deben registrar ante el Instituto Electoral.

El acuerdo es que los candidatos ponen esos nombres, pero para hacer el registro ante el Ieqroo deben pasar sí o sí por las manos del Chucho Pool. No son pocos los candidatos que dudan de él. En los hechos, el diputado puede hacer con esa estructura electoral prácticamente lo que quiera.

La Opinión publicó diversas notas sobre las duras acusaciones de dos candidatos de Morena (Edgar Gasca y Reyna Durán) en contra del diputado federal, porque su estructura trabaja para candidatos de otros partidos. Dicen que Chucho Pool apoya directamente al PAN en el distrito 5, y en el distrito uno la estrategia es apoyar al PT, para dividir los votos del lopezobradorismo y permitir el triunfo de Atenea Gómez Ricalde. Esa situación, aseguran, se repite en otros distritos.

No hay un sólo dirigente, diputado, senador, o presidente municipal de Morena, que no advierta que la vinculación política del diputado federal con el entorno más cercano del joaquinismo, es un enorme riesgo para la elección.

Por eso, pocos entienden la decisión de Yeidckol de darle tanto poder en el momento en que Morena debería consolidarse como primera fuerza estatal. Al menos que la dirigente sepa algo que todos los demás no saben.

Malos pensamientos

Entre los morenistas que están caminando las calles siempre hubo, y en esta columna se ha consignado, la certeza de que hay un acuerdo de un sector de Morena con el joaquinismo. La cara visible de ese acuerdo sería, como ya se dijo, Jesús Pool Moo.

Ahora, si el diputado federal ha recibido esas graves acusaciones, y la dirigente nacional del partido simplemente no las escucha, eso dispara de inmediato rumores y versiones de todo tipo.

“Piensa mal, y acertarás”, dice una de esas máximas no del todo reconocidas de la política. En este caso, un mal pensamiento sería que el acuerdo de Morena y el joaquinismo viene de niveles más altos que Chucho Pool, y que el diputado es sólo uno más de sus engranajes.

Para decirlo con todas las letras: hay alrededor de 8 distritos donde es imposible ganarle al lopezobradorismo. En los demás distritos, si la estructura de Morena se desordena intencionalmente, y el oficialismo hace su parte, se le puede ganar al partido de AMLO.

Quizá ese no sea un mal acuerdo para nadie. Morena y sus aliados serían, en el peor de los casos, la primera minoría del Congreso, y los demás partidos alcanzarían niveles de representación importantes que garantizaría la gobernabilidad en el estado.

Sin la marea de votos de AMLO, Morena podría conformarse quizá con un acuerdo de ese tipo. Lo real es que esta elección parece ofrecer dos versiones muy distintas de sí misma.

Hay quienes dicen que será una elección de estructuras, en la cual las viejas mañas y vicios del sistema político reaparecerán en todo su esplendor.

hay otros, más cercanos al morenismo, que dicen que eso ya cambió, que la sociedad ha despertado, y que ya no hay posibilidad de manipular una elección, por ejemplo, por acuerdos cupulares con sindicatos que prometen llevar a la gente a votar.

Una mirada intermedia de esas dos posturas es quizá lo que preocupó a Yeidckol: la política electoral no ha cambiado tanto como para poder prescindir de las más básica organización.

laopinionqr@gmail.com