Actitud "cavernaria" de taxistas impide libre competencia: AMAV

“Su comportamiento es realmente ridículo, es una aberración por eso nadie los quiere”: Sergio González Rubiera

Texto y foto: Infoqroo
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Lunes 10 de junio, 2019

Resulta lamentable que los taxistas y sus sindicatos en México sigan pensando que no pueden tener competencia, pero sobre todo que adopten y las autoridades les permitan toda clase de manifestaciones de violencia, sin que se les castigue, expresó el presidente de la Asociación mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) en Cancún, Sergio González Rubiera.

Está más que confirmado que los taxistas de Quintana Roo le tienen miedo a la competencia, que así lo demuestran en todos los ámbitos, desde el federal, estatal y municipal, expresó.

En Tulum y Puerto Aventuras, dijo Sergio González, los sindicatos de taxistas “arreglan” sus diferencias a golpes, por la operación de los servicios de moto taxis y que incluso hay personas que ya resultaron lesionadas de gravedad.

En el caso de Cozumel, recordó que un político local alentó a los operadores taxistas a bloquear el paso a las unidades que pretendían ingresar o salir del aeropuerto internacional.

Añadió que ahora, los taxistas de Cancún hicieron “sonar los tambores de guerra” esta semana tras el amago de Uber de reiniciar operaciones; esto ocasionó un clima de tensión en las calles de la ciudad.

“Los taxistas lo que tienen es temor a la competencia, no quieren que trabaje Uber, Cabify, pero sus argumentos son muy pobres”, expresa.

Refiere que para los taxistas el terreno parejo implica que no exista la competencia y que el ciudadano se sacrifique, pierda comodidad, le apliquen altas tarifas, pero sobre todo enfrentar la inseguridad de abordar unidades que podrían estar involucradas en delitos.

“El usuario es el que tiene que sacrificar todo eso, para que el señor taxista se sienta a gusto (…) Es una forma de plantear de las cavernas. Del siglo pasado”, subrayó.

González Rubiera recordó que se vive una nueva era, que la tendencia es hacia la desregulación y que es algo que tienen que entender los gobiernos, que deben olvidar esa vieja creencia de que su trabajo es regular.

Insistió en que los gobiernos tienen que entender que esa no es su encomienda, que su labor es poner las condiciones, para que los empresarios y los ciudadanos tengan un entorno más favorable, más competitivo y puedan trabajar bien, no es estar pensando cómo puede poner reglas”.

“Quieren imponer sellos, distintivos, certificaciones, y hacerlas obligatorias, no es por ahí y en el caso de los taxistas es lo mismo, quieren que regulen a los otros, cuando el mundo lo que quiere es ser desregulado. Por eso tienen éxito Airbnb, Uber, Uber Eats, porque son plataformas que hacen la vida más cómoda, al ciudadano”.

“La actitud de taxistas es realmente ridícula, es una aberración por eso nadie los quiere”, concluyó.