Multas de 8 mil pesos y clausuras por nuevas normas de ruido en Mérida

A partir del 19 de junio entró en vigor el reglamento para control de la contaminación auditiva

Abraham Bote
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 19 de junio, 2019

Con el nuevo reglamento que regula el ruido, el Ayuntamiento de Mérida a través de Desarrollo Urbano, podrá actuar directamente contra los establecimientos que no cumplan con las normas permitidas de decibeles y horarios. Las sanciones irán desde llamadas de atención y multas de ocho mil pesos, pero pueden llegar hasta los dos millones de pesos y la clausura del negocio, detalló Federico Sauri Molina, titular de Desarrollo Urbano.

El pasado martes, el Cabildo de Mérida aprobó, a propuesta del alcalde Renán Barrera Concha, las reformas al Reglamento de Protección al Ambiente y del Equilibrio Ecológico del Municipio de Mérida, que responde a la demanda de la comunidad por el exceso de ruido que se registra en el Centro Histórico y en otras zonas de la ciudad.

La normatividad prohíbe emisiones de ruido y vibraciones que rebasen los límites máximos permisibles provenientes de fuentes fijas y estacionarias, que van desde los 55 hasta 100 decibeles, que varía según la zona y la hora.

Para Sauri Molina este nuevo reglamento contiene lo que la ciudadanía estaba buscando y que la autoridad necesitaba para aplicar una normatividad apegada a las normas oficiales mexicanas, pero además da la potestad a Desarrollo Urbano de realizar los procedimientos administrativos, jurídicos correctos para llevar a cabo los apercibimientos, medidas coercitivas o en su momento dado la clausura definitiva de los establecimientos reincidentes.

“Queremos lograr la armonía, no nos interesa un Centro Histórico vacío, sino vivo, donde toda las expresiones y actividades diferentes a casa habitación se puedan dar”, expresó el funcionario.

Precisó que este 19 de junio entró en vigor el reglamento, pero para dar mayor certeza jurídica una vez que se publique en la Gaceta Municipal se empezaría a actuar y que el reglamento aplica para toda la ciudad.

Asimismo, explicó que si un establecimiento quiere tener dentro de su negocio un nivel de ruido máximo determinado, para no exceder los límites de decibelios permitidos hacia fuera, tendría que realizar las medidas de insonorización correspondientes.

De acuerdo con el resumen del Reglamento de Protección al Ambiente y del Equilibrio Ecológico del Municipio de Mérida, proporcionado por el departamento de Comunicación de la Comuna con en el fin de que prevalezca el respeto a terceros y lograr una sana convivencia, se adecuó la legislación municipal a la Norma Oficial Mexicana (NOM-081-SEMARNAT-1994).

La normatividad aprobada prohíbe emisiones de ruido y vibraciones que rebasen los límites máximos permisibles provenientes de fuentes fijas y estacionarias.

La normativa incluye medidas como insonorización, que comprende el acondicionamiento del espacio mediante el conjunto de materiales, equipo técnicas y tecnologías para aislarlo acústicamente del exterior y evitar la salida del sonido; mitigación ambiental, es decir, acciones de prevención, control, atenuación de impactos ambientales negativos que se ordenarán para asegurar la protección del medio ambiente; y reincidencia, en cuyos casos se procederá a la clausura en forma definitiva de la obra, actividad o concesión de la fuente contaminante que ocasionó la infracción.

Los instrumentos de medición son el sonómetro de precisión, calibrador piezoeléctrico o pistófono específico al sonómetro empleado, impresor gráfico de papel o un registrador de cinta magnética.

Respecto a las sanciones, se endurecen a fin de desincentivar las infracciones al reglamento y se introduce la figura de la reincidencia como agravante de aquellas infracciones que sean reiterativas por parte del mismo infractor. Las multas van desde los ocho mil 449 pesos a 42 mil 245, dentro del rango menor; y desde 422 mil a los 2 millones en el rango mayor.