El suicidio en Yucatán es "un problema debajo de la alfombra y apesta": siquiatra

El estado está por encima de la media nacional

Katia Rejón
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 20 de junio, 2019

"El suicidio en Yucatán es un problema escondido debajo de la alfombra y ya está apestando", afirmó el doctor Gaspar Baquedano, siquiatra y director de Eco, escuela de conciencia que trabaja con sobrevivientes del suicidio, familiares de personas que consumaron el acto.

En el 2016, en todo el país ocurrieron 6 mil 291 suicidios, lo que representó un promedio nacional de 5.1 suicidios por cada 100 mil habitantes. Ese año, Yucatán duplicó la tasa con 10.2. Los datos más actuales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que en el 2018 la tasa nacional aumentó a 5.3 por cada 100 mil, el estado se mantuvo por encima de la media con 8.8 suicidios por cada 100 mil habitantes, sólo por debajo de Chihuahua, Aguascalientes y Sonora de los 32 estados.

El médico expresó su desacuerdo con la estigmatización de las personas con enfermedades mentales, así como la idea de que todas las personas que quieren suicidarse tiene que ir al psiquiatra. Esto, durante el estreno del documental Los bordes del abismo, una película con testimonios de familiares sobrevivientes y expertos en la materia, originarios de Montevideo y Mérida. El mismo doctor Baquedano aparece en el documental y ha colaborado con la compañía teatral que produjo la obra, Murmurante Teatro en conjunto con Memorabilia Casa productora.

De acuerdo con Baquedano, por cada suicidio consumado hay 25 intentos, sin embargo, los médicos no hacen nada después de dar de alta a quien lo intentó. “La angustia permanente se tiene que atender. En Caucel hemos sensibilizado a los vecinos, y cuando hay alguien que se siente mal acuden a verlo a su casa y platican. No la llevan al psiquiatra, no es un problema médico a menos que lo necesite de verdad porque tenga algún trastorno”, agregó.

Próximamente, Eco realizará el primer Diplomado en Suicidiología que culminará con la creación de redes para la atención del suicidio. Esta organización identifica aspectos individuales, sociales y culturales que provocan capacidad de disfrutar y crear una vida plena. Baquedano explicó que en promedio, cada tercer día hay un suicidio en Yucatán, es decir, 12 suicidios al mes.

Al estreno del documental acudieron la secretaria de cultura y las artes de Yucatán, Erica Millet Corona, y la diputada panista Kathia Bolio Pinelo. Ésta última tomó la palabra para recordar que el momento más frustrante de su carrera política ha sido cuando le rechazaron una iniciativa para que el suicidio fuera atendido desde el aspecto social y no desde la salud.

"Quise exhortar a los alcaldes de manera respetuosa, a los 106 (la gente no vive en la federación ni en el estado, sino en el municipio) a hacer programas que tuvieran que ver con cómo concientizar. Todas las cifras que usted dio, doctor, aquí el abogado Ricardo Palma las investigó, son los mismos datos. Hicimos el mejor posicionamiento de un ascenso a la tribuna y me lo votaron en contra. Me sentí muy frustrada, sólo logramos 11 votos sobre un problema que en Yucatán está oculto pero ya es una pandemia", comentó la diputada.

Al ser cuestionada sobre por qué se lo votaron en contra, contestó que "porque los presidentes municipales no podían generar ninguna acción para concientizar a la población de sus municipios. En ninguna otra votación me he sentido tan frustrada", agregó.

Ariadna Medina, directora de Murmurante Teatro, comentó que no se habla del suicidio desde la prevención. "¿Dónde están las campañas de prevención? Antes no se quería hablar de suicidio, pero ya se salió de las manos", opinó.

Por su parte, el director de Murmurante, Juan de Dios Rath, dio a conocer que los testimonios de Uruguay se realizaron gracias a que había un programa comunitario para los familiares sobrevivientes, sin embargo, la intendencia acaba de quitar el programa para pasarlo al sector Salud. Se lamentó de la decisión, ya que la atención comunitaria era muy positiva.