Capturan a Erick Cervantes, uno de los involucrados en caso Oceanografía

En febrero de 2014 Banamex acusó de fraude a la compañía naviera

Gustavo Castillo
Foto: Imagen FGR
La Jornada Maya

Ciudad de México
Jueves 11 de julio, 2019

Elementos de la Policía Federal Ministerial detuvieron a Erick Cervantes Murillo, identificado como uno de los principales involucrados en el fraude cometido por más de cinco mil millones de pesos en contra de Banamex y que se relaciona con créditos otorgados a Oceanografía (OSA) con base en contratos falsificados o sin soporte financiero.

Cervantes Murillo contaba con una orden de aprehensión por su presunta responsabilidad en el delito de violación a la Ley de Instituciones de Crédito y la detención se llevó a cabo en el estado de Tabasco, donde esta persona fungía como ejecutivo de Banamex.

En este caso el detenido fue acusado de incurrir en el delito previsto en el artículo 112, fracción tercera, de la Ley de Instituciones de Crédito en el que se establecen las sanciones para empleados de una institucional financiera que intervenga directamente en la autorización o realización de operaciones a sabiendas que resultaran en quebranto o perjuicio al patrimonio de la compañía para la cual labora.

En febrero de 2014 Banamex acusó de fraude a la compañía naviera y de servicios petroleros Oceanografía de la cual su principal accionista era Amado Yañez Osuna.

El fraude alcanzó un monto de 585 millones de dolares que se habían entregado como crédito a Oceanografía y se descubrió luego de que la compañía naviera fue inhabilitada por la Secretaria de la Función Pública para ser contratada y se detectó una revisión a los funcionamiento otorgados que los documentos de supuestos pagos pendientes de Petróleos Mexicanos a Oceanografía en realidad habían sido soportados con documentos apócrifos.

Este fraude significó para Banamex que el 2014 tuviera una utilidad neta negativa de 2 mil 890 millones de pesos en le primer semestre de 2014.

Aunque Oceanografía fue llevada a concurso mercantil y durante cuatro años estuvo bajo el control gubernamental , en 2018 la compañía fue devuelta luego de diversos litigios a Amado Yañez Osuna, en tanto que los acreedores de la empresa le condonaron el 96 por ciento de los créditos para que la empresa prestadora de servicios pudiera reactivar sus operaciones