Creciente inseguridad en OPB justifica Mando Único: concejal

Las 17 ejecuciones en Chetumal llevaron al Cabildo a aprobar un convenio

Texto y foto: Joana Maldonado
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Domingo 14 de julio, 2019

“La inseguridad y la violencia que aquejan al norte del estado nos están alcanzando en la capital y las comunidades de la zona rural”, sostuvo la regidora María Hadad Castillo al justificar la urgencia para la aprobación del convenio de coordinación en materia de seguridad pública o Mando Único aprobado por el Cabildo othonense, el pasado viernes sin el aval del presidente municipal, Otoniel Segovia Martínez. Dicho convenio perderá vigencia cuando la crisis sea superada.

La concejal independiente sostuvo que recientemente y con mayor frecuencia en Othón P. Blanco hay ejecuciones a sangre fría, tan solo tres la semana pasada, incluido el homicidio de un policía procesal. Ya son 17 homicidios en lo que va de 2019.

Por su parte, la regidora panista Cinthya Millán Estrella precisó que este convenio aprobado permite un sistema de homologación de contraprestaciones para los policías integrados al Mando Único a cargo del estado y permite que el ayuntamiento tenga una labor de vigilancia respecto de los resultados de la evaluación a los elementos a través de la rendición de informes trimestrales.

“Buscan la profesionalización policial, la equidad en tratamiento laboral y de pensiones para policías, el mejoramiento de condiciones de recursos de investigación e inteligencia que permita también el progreso de la percepción de confianza de los ciudadanos en la policía”, dijo.

Derivado del alza en la violencia, un grupo de regidores impulsó la aprobación del convenio de coordinación y colaboración que facilitará la toma de decisiones y la eficiencia de las acciones de seguridad pública.

Hadad Castillo explicó que solo otorgan a la Secretaría de Seguridad Pública el mando del personal operativo de la policía municipal.

También aclaró que no es una cesión de soberanía, pues no atentan en lo más mínimo contra la autonomía municipal, ni tampoco implica que desaparezca la Policía Municipal, además de que “en cuanto se supere esta crisis de inseguridad” el convenio perderá vigencia.