El golpe suave de la oposición

La Resaca 2.0

Normando Medina Castro
Foto: Presidencia de la República
La Jornada Maya

Jueves 18 de julio, 2019

La crítica es fundamental en los gobiernos democráticos para tomar en cuenta todas las visiones y opiniones con miras a construir una mejor nación, pero atenta contra la democracia cuando la crítica es usada como recurso de poderes fácticos que pretendan derrocar a un presidente por vías antidemocráticas.

La Jornada publicó el pasado 15 de julio la entrevista completa que realizó Arturo Sánchez Jiménez al director del Canal 6 de Julio, Carlos Mendoza Aupetit, sobre un importante trabajo de investigación realizado por ese medio, en el que evidencian los inquietantes indicios de que la ultraderecha ya echó a andar un mecanismo de golpe de estado para derrocar al gobierno mexicano legítimo, con estrategias de sabotaje apoyadas y, en algunos casos, financiadas por organismos norteamericanos.

Mendoza Aupetit expuso al periodista de La Jornada que los golpes de Estado mediante la fuerza y las armas son recursos extremos y obsoletos; hoy se usan armas ideológicas, sociales, económicas y políticas para sabotear gobiernos electos legítimamente por los votos mayoritarios de su pueblo.

La estrategia saboteadora denominada “golpe suave”, expuesta en el ensayo De la dictadura a la democracia de Gene Sharp, se basa en la difusión de contenidos dañinos al gobierno en medios de comunicación y redes sociales, sin importar su veracidad; la organización de grupos opositores y la promoción de movilizaciones de protesta; provocación a las autoridades legítimas; propagación de noticias falsas y rumores, entre otras maniobras.

Mendoza Aupetit indicó que con esas acciones “pretenden deslegitimar primero y luego derrocar al gobierno de la cuarta transformación” tal como sucedió en años recientes en otros países latinoamericanos como Honduras, Argentina y Brasil.

Expuso que Gene Sharp establece cinco pasos para remover a presidentes de su cargo: “comienzan con una fase de ablandamiento en la que hay medios de comunicación que intentan crear malestar y desesperanza social. Sigue la deslegitimación y la difusión de comentarios adversos al gobierno, mofas, burlas, noticias falsas, después viene el calentamiento de las calles con la promoción de constantes movilizaciones de protesta”. Luego sigue la combinación de todas las formas de sabotaje: corren rumores, se crea una falsa carestía, se acusa al gobierno de incompetente y se inician causas judiciales injustas en su contra con el apoyo de los medios de comunicación, hasta provocar la fractura institucional y derribar a los gobernantes.

Desde el primer día del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, los grupos opositores han buscado desestabilizarlo con acciones de todo tipo que, se enmarcan dentro de la estrategia norteamericana para derrocar gobiernos por vías no democráticas.

Aún cuando en México la oposición es monolítica, sin ideas creíbles, con personajes desprestigiados como Los Chuchos del PRD, los panistas como Anaya, Cortés, Zepeda, Diego Fernández, etcétera; los priístas como EPN, Carlos Salinas y su clan, Emilio Gamboa, Beltrones, Osorio, Lozoya, etcétera; y los de la cúpula empresarial como Germán Larrea, Alonso Ancira, Gustavo de Hoyos, Claudio X. González, etcétera, todos con la marca de la corrupción y la impunidad. Su activismo de odio no se da tregua y siguen los lineamientos del gran capital neoliberal con fobia a los gobiernos populares –no populistas– que protegen a su pueblo y no permiten el saqueo de sus recursos.

Mitómanos, amorales, añoran los privilegios de gobiernos anteriores en los que la corrupción, el derroche de los recursos públicos y la impunidad no tenían freno alguno. Pretenden que el pueblo les crea. Como dijera Facundo Cabral, “el peor de los pend… es el demagogo, que cree que el pueblo es pend…” Al final de cuentas, AMLO ha sido y es, hombre de lucha siempre, que no se aflige ni afloja, como dice el artículo de Jorge Zepeda en El País.

XXX

Las filias y fobias, sin fundamentos en hechos, sin apoyo de la verdad, más temprano que tarde caen estrepitosamente, y provocan daño innecesario. Sin la trayectoria que justifique sus pretensiones, Francisco López Mena salió de la secretaría de gobierno y de inmediato buscó la rectoría de la Universidad de Quintana Roo. Su falta de oficio político lo hizo inoperante en el cargo más importante del gabinete estatal.

Esa misma carencia aunada a su total falta de enfoque académico, hizo posible que el abogado panista fuera exhibido como neófito in extremis de la vida universitaria y, por consiguiente, sin ningún sustento para aspirar a la rectoría de la máxima casa de estudios del estado, el ser aliado del gobernador no lo hace apto para cualquier cargo, existen perfiles, aptitudes, capacidades, y alcances más allá de filias y fobias. Con un poco de sentido común, ya se habría retirado.

Qué decir de la revelación que hizo el sustituto del fallecido Hernán Pastrana en la presidencia municipal de Othón P. Blanco, Otoniel Segovia, de que una auditoría externa arrojó que la administración anterior, que encabezó Luis Torres Llanes, incurrió en desvíos por más de 100 millones de pesos, por lo que la síndico y la contralora interna interpondrán las denuncias correspondientes ante la fiscalía general del estado.

Hace pocos días, Torres Llanes fue nombrado por el gobernador como secretario de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesquero. Ahora enfrentará un proceso penal, como ocurrió con su antecesor, perredista también, en la misma titularidad de Sedarpe, Eliseo Bahena. ¿Qué hacen los asesores del gobernador Carlos Joaquín? Además de crearle enemigos reales y ficticios, poco abonan en la gobernanza y en la pertinencia institucional.

Si en la renovación de la dirigencia nacional del PRI, resulta favorecida Ivonne Ortega Pacheco, algunos priístas, como los ex gobernadores Félix González y el hoy preso Roberto Borge cobrarán nuevo impulso por su cercanía con la ex gobernadora de Yucatán. Para nadie es un secreto que Félix González apoyó fuertemente a Ortega Pacheco para arrebatarle al PAN la gubernatura yucateca que ejercía Patricio Patrón Laviada. Borge la hizo su comadre. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡Hasta la próxima!

profenor1960@hotmail.com