La crítica saboteadora

La Resaca 2.0

Normando Medina Castro
Foto: Juan Manuel Valdivia
La Jornada Maya

Jueves 1 de agosto, 2019

Efecto inverso, parece ser el saldo hasta ahora de la derecha conservadora en su afán de desfigurar la imagen del presidente Andrés Manuel López Obrador, y debilitar su popularidad, aún a costa de lastimar con sus acciones los intereses nacionales.

El grado de credibilidad y confianza popular de que goza AMLO simplemente lo han hecho inmune a los ataques sistemáticos, algunos francamente irracionales, todos con odio, y muchos con un profundo fondo clasista y antinacionalista.

La crítica termina por convertirse en sabotaje cuando lo que predomina es la fobia personal y el clasismo que no tiene ninguna consideración real al México actual que legaron, al beneficiarse de la corrupción y la impunidad que, permitió el saqueo y el latrocinio de los bienes nacionales a niveles surrealistas.

Cito nuevamente al gran José Vasconcelos, de su libro, En el ocaso de mi vida: “Parece a primera vista, que es peligroso este juego de malvados que publican dos o tres cartas y se tragan media docena; afirman un hecho indudable, pero que no tiene relación honrada con la verdad que se discute… se tienen que conformar, entonces con el articulito lleno de insidia; se consuelan con el rasguño; se conforman con hacer una frase ofensiva. No pasan de allí en sus despechos, porque una tarea de espíritu requiere la consistencia de un carácter. Y no tiene carácter quien anda buscando la mosca en el caldo, pero no es capaz de hacer un buen caldo”.

El país que forjaron los enemigos de AMLO es simplemente indefendible. Por donde se ponga el dedo sale pus. Pobreza, miseria, brutal desigualdad, inseguridad, violencia, deshonestidad institucionalizada, injusticia e impunidad. El hilo estaba tenso al máximo. Afortunadamente las mayorías apostaron por una transformación pacífica de toda la podredumbre de los gobiernos tecnócratas y neoliberales del PRI y del PAN, que privilegiaron la destrucción de los valores nacionales y se enriquecieron a costa del los recursos de México y los entregaron también, sin ningún pudor, a los poderosos neoliberales extranjeros.

En la entrevista que Univisión le hizo en julio de 2015 en una prisión estatal de Virginia, Estados Unidos, Zhenli Ye Gon insistió en que, el dinero en efectivo, 205 millones de dólares, y las armas que encontraron en su casa no le pertenecen, sino que políticos del gobierno panista lo obligaron a resguardarlo para ser usado en caso de que no fuera reconocido “el triunfo” de Felipe Calderón en 2006, para sabotear el posible gobierno de su enemigo Andrés Manuel López Obrador. (huelladigital.univisionnoticias.com)

Las revelaciones que hizo el director del Canal 6 de julio, Carlos Mendoza Aupetit sobre un golpe suave de la derecha prianista contra AMLO, desnuda esa estrategia basada en el sabotaje y la desestabilización del gobierno mexicano, elegido democráticamente, hasta derrocarlo por vías no democráticas, aunque ocasione un daño irreparable e incuantificable al país. Esa gente que todos los días se cree superior al pueblo soberano, minimiza peligrosamente la inteligencia y las reacciones de la gente y la capacidad política de López Obrador. Su odio y su codicia no los deja ver.

Entre el estupor, la rabia y el miedo, los habitantes del sur de Quintana Roo han visto el avance de la delincuencia, de la violencia y la inseguridad, y la Guardia Nacional aún no se ve ni se siente en este olvidado rincón de México. La violencia y la inseguridad en Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Othón P. Blanco han crecido inconteniblemente. Todos los discursos de sus autoridades son huecos. Los hechos hablan un lenguaje mucho más contundente que se impone a las campañas publicitarias en las que dilapidan recursos. Los robos a comercios y casas habitación , y los asaltos con violencia, antes impensables en la capital quintanarroense, ahora se han convertido en hechos frecuentes.

En cada semáforo hay una gran cantidad de gente foránea limpiando parabrisas y halconeando. En las inmediaciones de bancos y comercios también cada vez son más los “viene-viene”. Gente joven salida de quién sabe donde. Lo que no se ve es la presencia policial que por sentido común tendrían que armar operativos junto con migración, derechos humanos, el DIF, etc para verificar la situación de esas personas y hacer lo conducente. Hechos, acciones concretas, y que las autoridades cumplan con ésta que es su primera obligación: salvaguardar la seguridad física y patrimonial de los ciudadanos.

El ataque de un comando armado a un grupo de personas en las inmediaciones de la población de Limones, del municipio de Bacalar, es más que una alerta. La descomposición del tejido social y la ruptura de equilibrios por negligencia institucional ya es evidente. Ocho muertos por ráfagas de armas largas evidencian la acción del crimen organizado. Para ningún orden de gobierno ha sido secreto lo que ocurre en Bacalar, donde la cifra de ejecutados ronda por los 20. El problema es que las autoridades no han actuado adecuadamente, los hechos así lo indican. Presumen un crecimiento que no es desarrollo, sino un peligro para la sustentabilidad, la paz y la tranquilidad. Como dijera George Orwell “un pueblo que elige corruptos, impostores, ladrones y traidores, no es víctima, es cómplice”. La gobernanza está ausente.

En los incendios forestales se benefician traficantes y comerciantes de maderas preciosas, así como inmobiliarias y particulares con propiedades en los lugares siniestrados, cuyo uso de suelo pueden cambiar para incrementar exponencialmente el valor. La población de Subteniente López está de plácemes y con la esperanza de la reactivación económica con la reapertura de la garita aduanal que había sido cerrada unilateralmente desde mayo de 2013 por el gobierno de Peña Nieto, convirtiendo el lugar en un sitio desolado, abandonado y sin perspectivas. La gestión la hizo el senador de Morena, José Luis Pech, sin aspavientos, fiel a su estilo. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡Hasta la próxima!

profenor1960@hotmail.com