Los perros, buenos socios de las mujeres contra la violencia machista

Estudio pretende demostrar que los animales tienen cualidades terapéuticas

Texto y foto: Efe
La Jornada Maya

Cádiz, España
Viernes 9 de agosto, 2019

Los perros, que han sido y son víctimas de la violencia de los humanos, siempre han sido fieles amigos de hombres, mujeres y niños, a los que ayudan desde diferentes maneras, de forma psicológica, clínica o anímica. Ahora también son adiestrados para proteger a las mujeres maltratadas y convertirse en sus "ángeles de la guarda". Eso sí, nunca son un arma de defensa.

Una investigación trata de demostrar los efectos terapéuticos que la compañía que de un perro tiene sobre las mujeres maltratadas.

Así lo pone de manifiesto un proyecto de investigación del Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología de la Universidad de Cádiz que trata de demostrar los efectos terapéuticos que la compañía de un perro tiene sobre mujeres víctimas de violencia machista.

“El perro me invita a salir, algo que hace un par de semanas ni se me pasaba por la cabeza”, relata, en una entrevista con Efe, 'N' una de las mujeres que participan en este estudio y que prefiere mantener el anonimato.

Lleva apenas 15 días con el animal y ya siente que, gracias a él, se ha empezado a romper el aislamiento al que la llevó el miedo, de haber pasado primero por una relación de pareja en la que ha sufrido la violencia machista y de haber salido de ella después.

La convivencia con un perro, y la responsabilidad de cuidarlo, la han llevado a cambiar rutinas y especialmente le ha dado motivos para a salir a la calle, algo que le hace sentirse “un poco más animada”, según cuenta.

“Al principio temía manejar un perro tan grande, pero poco a poco lo estoy superando y ya voy por sitios por los que creí que no sería capaz de tomar nunca más”, confiesa esta mujer, que se encuentra inmersa en pleno proceso judicial.

Aunque aún se encuentra en la fase inicial del proyecto y “es pronto” para sacar conclusiones, en estas dos semanas ya siente que ha dado pasos hacía su recuperación emocional.

"N" es una de las tres mujeres víctimas de violencia machista que, hasta el momento, han comenzado a convivir con un perro para participar en el estudio que ha emprendido la Universidad de Cádiz para analizar los beneficios que produce en las víctimas de violencia de género la compañía de estos animales y cómo esta actividad mejora su autoestima y su vida social.

Durante un año se evaluará, a través de tres sesiones psicológicas, la eficacia que produce en las víctimas la compañía de perros de razas relacionadas con el pastoreo y el acompañamiento.

Al contrario de lo que sucede con otras iniciativas, donde los canes actúan como elementos de defensa para las víctimas, en esta investigación las funciones de estos animales son únicamente terapéuticas.

“Usar a estos animales como herramientas de seguridad para las víctimas es un error. Las mujeres que están en esta situación no pueden utilizar los perros como un arma”, explica a EFE Luis Ramón Ruiz, director del Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología en la UCA y responsable de este proyecto.

De hecho, los perros de seguridad están adiestrados para comportarse de una determinada manera y “pueden generar un riesgo dentro de la familia de la víctima o con las personas con las que estas mujeres se tienen que relacionar en su día a día, como ya ha pasado en algunos sitios”, añade.

Por eso en este proyecto se busca que no se perciba al perro como un elemento de defensa. No son perros de presa sino de pastoreo, por lo que el adiestramiento del animal y su relación con la mujer es “completamente diferente”, señala el director del proyecto.

Se propondrá a las administraciones que incluyan la adopción de estos animales como una herramienta más contra la violencia de género

La Asociación de Adiestradores Profesionales Caninos de Andalucía es la que aporta los perros de forma gratuita y se ocupa además del mantenimiento y la adaptación de estos animales con sus nuevas dueñas.

Junto a las mujeres que tienen canes asignados, otras seis víctimas de esta violencia machista conforman el “grupo de control”, que sirve para establecer las diferencias que se producen entre mujeres con perros y sin ellos, y así poder determinar los beneficios de la compañía animal.

Se prevé que el estudio finalice en mayo de 2020. “Si los resultados son convincentes -expone Luis Ramón Ruiz- se propondrá a las administraciones públicas que incluyan la adopción de estos animales como una herramienta más en sus políticas contra la violencia de género.

Una de las demandas surgidas a raíz de este proyecto de investigación es la de que se pueda considerar a estos animales de asistencia a víctimas de violencia machista como perros guía, ya que ahora no pueden acceder a los mismos lugares que los perros que acompañan a personas con discapacidad.