Muralla de tres kilómetros, descubrimiento en Uxmal

Hay que saber leer las piedras: José Huchim

Abraham Bote
Fotos: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Uxmal, Yucatán
Viernes 9 de agosto, 2019

La zona arqueológica de Uxmal, que no ha sido explorada ni al 50 por ciento de su totalidad, guarda varios secretos y maravillas en los montes de la zona, uno de ellos es una muralla de más de tres kilómetros de longitud que circunda la ciudad y en su momento sirvió para protegerla de ataques perpetrados por otras ciudades, como Chichén Itzá, indicó José Huchim Herrera, director de la Zona Arqueológica de Uxmal, quien con machete en mano realizó un recorrido con La Jornada Maya en un tramo de esta fortaleza.

Para conocer mejor la historia de cada lugar, de cada edificio, hay que saber interpretar las piedras y vestigios que se encuentran, resaltó el también académico e investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); informó que desde julio de este año trabajan en la restauración del basamento de las áreas sur, poniente y oriente del Palacio del Gobernador, en Uxmal, uno de los edificios arqueológicos más emblemáticos y bellos de la cultura maya. En cinco meses, aseguró, tendrían todo el basamento totalmente restaurado.

Huchim Herrera explicó los avances de las obras, además recordó que el año pasado se realizó un registro en 3D y de fotogrametría terrestre en este templo, como resultado de un proyecto a cargo de expertos del INAH y la Universidad Politécnica de Valencia.

Muralla maya

Durante el recorrido por la parte cubierta de selva baja, el arqueólogo y uno de sus asistentes de nombre Abraham, con ayuda de unos machetes, retiraron las ramas y árboles caídos que estorbaban el camino para pasar y ver parte de esta muralla. A pesar de la humedad y calor que prevalecen en esta época del año, Huchim Herrera y Abraham parecían no tener inconveniente y caminaban con normalidad y por momentos tenían que parar y esperar a los invitados que se habían quedado un poco rezagados por el cansancio.



De acuerdo con el arqueólogo, se tiene evidencia de esta muralla desde el año 1841, gracias a dibujos y mapas de exploradores extranjeros, como los elaborados por Frederick Catherwood y que ilustran el libro de John Stephens, Incidentes de viaje en América Central, Chiapas y Yucatán.

Luego, con el paso de los años, empezaron a llegar otros arqueólogos que realizaron exploraciones e hicieron registros; sin embargo, hasta hace relativamente poco se decidió explorar más a detalle esta obra para saber más sobre ella, su significado y posteriormente pasar a su restauración.

De acuerdo con el experto, la muralla que hoy se revela fue una manera de delimitar el espacio residencial de Uxmal, sirvió para repeler a los enemigos y también definir el estatus de sus habitantes, ya que dentro de la muralla habitaba la élite gobernante. Las murallas, agregó, existen en los principales sitios del área maya, como en Mayapán, Chichén, Tulum, entre otros.

Detalló que han encontrado 20 accesos bien definidos, montículos que están relacionados con puestos de control y acceso al sitio, así como varios chultunes o depósitos de agua de lluvia.

Evidencia de tiempos bélicos

La relevancia de esta estructura, subrayó, es que marca un momento crítico de la ciudad, donde posiblemente estaban en conflictos bélicos, pues se observa una diferencia entre los materiales que empleados para su construcción: hay segmentos que tienen piedras con un corte especial, pero hay otras labradas, molduras, jambas, dinteles que fueron utilizados. Esto significa que “desmantelaron ciertos edificios para poder construir la muralla debido a la urgencia que había por delimitar y resguardarse del enemigo… había un momento de guerra, probablemente con Chichén Itzá”.



Eso, agregó, empieza a cambiar toda la fisonomía de la ciudad, las escalinatas se cancelan y se abren otras más restrictivas para controlar el acceso hacia los palacios.

El arqueólogo advirtió que pretenden continuar con la investigación de la muralla pues ello permitirá conocer los sistemas constructivos, la manera en que fueron hechos los edificios que están anexos a la muralla, así como su función, y para ello pretenden implementar la tecnología Light Detection and Ranging, (Lidar), sistema láser que permite medir la distancia entre el punto de emisión de ese láser hasta un objeto o superficie. El resultado es que se puede obtener un mapa en 3D de alta resolución para conocer el terreno en cuestión, para luego poder ir a explorar con mayor certeza.

Escuchar a las piedras

Para realizar los trabajos de restauración, los arqueólogos, arquitectos y demás personas involucradas en reconstruir la historia de una ciudad, lo hacen entendiendo las piedras, la arquitectura, los materiales cerámicos. “Hay que saber leer las piedras para entender la historia de cada sitio y edificio”, manifestó el director de la zona arqueológica de Uxmal, quien explicó que actualmente trabajan en la restauración del basamento del Palacio del Gobernador.



Los trabajos que ya se realizaron hasta el momento, detalló, son limpieza, deshierbe, toda una retícula para llevar el control de los materiales y elementos arqueológicos y arquitectónicos del edificio; Han colocado metales a cada dos metros, luego marcan cada una de las piedras con una clave. Van a desmantelar las hiladas de piedra de su lugar original para limpiar toda la parte posterior de arriba abajo y después iniciar con la restauración, la cual consiste en aplicar mortero moderno (una mezcla a base de cal apagada con sascab o polvo de piedra) para darle volúmen a los cuerpos y reintegrar todas las piedras encontradas, explicó.

Los trabajos de limpieza de piedras y de tierra los realizan un grupo de personas, entre hombres y mujeres, conocidos como jornaleros o albañiles ruineros, quienes con picos y palas se encargan de retirar la tierra acumulada entre las piedras del basamento. La mayoría son de Oxkutzcab y han trabajado en la restauración de varios sitios arqueológicos. En una pausa, dejan sus herramientas para comer pozole con sus manos y beber agua de su jícara; sus caras reflejan el cansancio de su labor, están bañadas de sudor, mientras se quitan sus gorras y descansan bajo la sombra de los árboles para luego continuar con su labor.

No se tiene ni el 50 por ciento del sitio explorado, admitió el arqueólogo, el Templo del Adivino, el Cuadrángulo de las Monjas, el Palacio del Gobernador, El juego de Pelota, un sector del Palomar, son edificios que estaban en pie, no obstante, desde 1913 a 1990, el INAH llevó a cabo trabajos de conservación emergentes: reparar, evitar la caída de estos edificios, lo que ha permitido conservarlos.

Por lo tanto, actualmente están realizando trabajos de restauración integral de manera gradual “para que los podamos entender, responder a ciertas interrogantes académicas y generar teorías relacionadas con el crecimiento de la ciudad Uxmal”.

Mapeo 3D

Con un estilo arquitectónico Puuc Clásico, el Palacio del Gobernador mide 98 metros de frente por 12 de ancho y 12.6 de altura, de allí que fuera necesaria la instalación temporal de andamios y escalinatas metálicas para hacer el escaneo 3D y tomar más de 16 mil fotografías de alta resolución en el caso de la fotogrametría terrestre.



El arqueólogo Huchim indicó que los productos del registro 3D y de fotogrametría serán, por un lado, modelos virtuales de calidad milimétrica con fines de difusión, y por otro, registros que servirán como base para monitorear el edificio y emprender futuros proyectos arqueológicos y de conservación, además que servirán para que en un momento que se desplome el templo, o ceda alguna parte, se pueda reconstruir exactamente gracias a esta tecnología. “Con ese registro 3D podemos volver a poner las piedras en el lugar original, porque se hizo un registro detallado”, aseguró.