Los penales a favor de Chivas

Balance de la jornada

Marlene Santos Alejo
Foto: Notimex
La Jornada Maya

Lunes 12 de agosto, 2019

De poco sirvió el curso de lujo que recibieron los silbantes de la Liga Mx, quienes en julio, previo al inicio del torneo, durante una semana escucharon fascinados y tomaron múltiples notas del discurso didáctico del suizo Massimo Busacca, director de arbitraje de la FIFA, así como del instructor uruguayo Jorge Larrionda. Mejores maestros no pudieron tener, pero las cosas no han cambiado y los errores siguen desgranándose jornada a jornada.

Las playeras pesan. Llama la atención que a Chivas le han marcado penales a favor en los recientes tres partidos, uno ante Puebla, otro ante Tigres y dos ante Atlético San Luis. Poblanos y potosinos también pelean por no descender. Veracruz es un desastre, pero en la fecha cuatro el silbante César Ramos Palazuelos, con gafete mundialista, lo hundió aún más al no marcar una falta previa al primer gol del Atlas, y luego optó por la cómoda: dejó que los del VAR tomaran la batuta y señaló una pena máxima aplicando el reglamento a rajatabla.

A Ramos no le importó que el defensa jarocho estuviera de espaldas, simplemente decretó penal porque el balón fue al codo; así, el Atlas de Alejandro Irarragorri, un influyente entre directivos y federativos, rescató tres puntos... ¡Qué pronto olvidaron los silbantes lo establecido por Busacca y Larrionda!, los fifos puntualizaron tecnicismos, cierto, pero subrayaron que el arte de impartir justicia no es con el reglamento en la mano (eso lo haría mejor un robot), sino tomando decisiones con criterio e inteligencia en beneficio del juego.

Ha habido más fallas arbitrales. Resaltan las quejas de última hora de Javier Torrente y Ricardo La Volpe, pero la injusticia golpea más cuando se afecta a clubes que viven de forma permanente en la angustiosa zona de descenso. Las estadísticas informaron que el torneo anterior hubo 913 revisiones en el VAR, de las cuales solamente 107 ameritaban la interrupción, y de ese centenar sólo la mitad modificó la postura original, y habría que ver cuántas de esas decisiones finales fueron en realidad correctas y justas.

Enrique Ojitos Meza se mostró fatigado tras la última derrota de los escualos, que suman ¡30 partidos sin ganar!, y por "magia" de los federativos se sostienen increíblemente en el máximo circuito. El veterano estratega dejó entrever su retiro –no aclaró si cederá el timón a sus hijos–, pero tal parece que el equipo de Fidel Kuri es un caso perdido. Otros que navegan en la desazón son Javier Torrente, técnico del Morelia; José Luis Sánchez Solá, del Puebla, y Ricardo La Volpe, estratega del Toluca, quien se está convirtiendo en una de las grandes decepciones.

Como si hiciera falta comprobar que en el futbol mexicano se impone la ley del dinero y del rating sobre cualquier tema deportivo, aparece el caso del portero Guillermo Ochoa, quien tuvo la audacia de irse hace ocho años a buscar éxito en Europa en una de las posiciones menos requeridas por los clubes del viejo continente. Sin embargo, la suerte no lo acompañó y su peregrinar se redujo a equipos discretos, de pocas expectativas.

Algunas veces fue desempolvado del banquillo y llevado al Tri para darle vigencia. Si algo hay que reconocerle a Ochoa es su resistencia y espíritu inquebrantable; casi lo logra, casi consigue el pasaporte comunitario, hasta que a sus 34 años lo tentaron con una oferta irresistible… A la directiva del América no le importa lanzar nuevos talentos, dar impulso y una verdadera oportunidad a los jóvenes, sino asegurar taquilla y teleaudiencia.

Memo garantiza ambas, más lucrativo aún si se suma a la mejor versión de Giovani dos Santos. Azcárraga Jean no dudó en intervenir, como señaló el propio arquero: "Estoy agradecido de que Emilio me haya abierto las puertas del equipo... No tiene precio". Para Ochoa es una inesperada lotería en lo económico, pues se convierte en el jugador mejor pagado de la Liga Mx, con sueldo de 4 millones de dólares anuales. En lo deportivo canceló su sueño de jugar Champions League; ahora le espera la Leagues Cup.

Es la burda realidad del balompié mexicano. Óscar Jiménez sirvió apenas para solventar los choques ante Xolos y Toluca, y de consolación irá contra el Atlanta United. Luego quedará borrado. Bueno, no tanto, porque hasta su imagen fue usurpada para realizar un apurado fotomontaje, le sobrepusieron el guante y el rostro de Ochoa para anunciar el regreso de Memo. Consecuente con esto, y por la negativa de varios clubes a ceder jugadores, el futbol en Juegos Panamericanos fue un fracaso; el bronce varonil sabe a muy poco.

marlenexantosx@gmail.com