UADY conmemora 100 años de la llegada de Hideyo Noguchi a Mérida

El doctor nipón aportó a la comunidad médica y combatió la fiebre amarilla en Yucatán en 1919

Abraham Bote
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 12 de agosto, 2019

Funcionarios de la Universidad Autónoma de Yucatán, del gobierno del estado, del municipio de Mérida y de la embajada de Japón en México, colocaron una ofrenda floral en la estatua del doctor Hideyo Noguchi, para conmemorar los 100 años de su visita a esta ciudad a fin de ayudar a la comunidad médica y combatir la fiebre amarilla que invadió a Yucatán en 1919. Se recordó su trabajo y se destacó el legado que sigue vigente en los investigadores del centro que lleva su nombre.

Matilde Jiménez Coello, directora del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”, recordó que el reconocido doctor nipón viajó a Yucatán en 1919 porque había un importante brote de fiebre amarilla, uno de los temas que al facultativo le apasionó abordar.

Para la investigadora, una de las grandes contribuciones de Noguchi fue el centro de investigaciones que hoy lleva su nombre y la comunidad académico- científica que la conforma. “Somos su legado más significativo, ya que sus aportaciones en temas relacionados con diversas enfermedades han sido el ejemplo y la inspiración para nuestras autoridades universitarias a lo largo de estos últimos 43 años”, destacó.

Jiménez Coello dijo estar consciente que la investigación debe trabajar por el desarrollo de las sociedades de forma igualitaria, por lo que requiere contar con lineamientos de política pública que promueven una ciencia y tecnología en pro de la humanidad, con la certeza de que son los elementos que permiten consolidar la prosperidad económica y transformar estructuras: “Los niveles de tolerancia se van a incrementar únicamente a través de la educación, porque sólo desde los avances de la ciencia podremos encontrar soluciones para los nuevos desafíos económicos, sociales y medioambientales”.

Por su parte, Yasushi Takase, embajador de Japón en México, resaltó que la relación entre su país y Yucatán está marcada por el legado del doctor Hideyo Noguchi, quien sentó las bases para el desarrollo académico que hoy ubica a la entidad como polo de investigación científica, y recordó que las relaciones entre ambos países se remonta hasta septiembre de 1609, con el naufragio del galeón San Francisco, frente a las costas de Onjuku, en su camino de las Filipinas a la Nueva España, el 30 de septiembre de ese año, “cuando los tripulantes del galeón recibieron ayuda de la población de esa localidad japonesa, y gracias a esta acción se salvaron 317 tripulantes de 376 que viajaban en el barco”.

En su turno, el rector de la UADY, José de Jesús Williams, destacó que Hideyo Noguchi se distinguió por una enorme capacidad de transmitir sus hallazgos en forma sencilla; el idioma nunca fue obstáculo. Sus aportaciones al conocimiento de las causas y el diagnóstico de varias enfermedades infecciosas son un referente mundial. Además, sus cuatro libros son lectura obligada en las escuelas japonesas de medicina.