San Crisanto busca ser una comunidad maya autónoma

Argumentan incapacidad del municipio de Sinanché para proveer servicios básicos

Abraham Bote
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 13 de agosto, 2019

San Crisanto busca hacer valer el segundo articulo de la constitución, el cual reconoce y garantiza el derecho de los pueblos y las comunidades indígenas a la libre determinación y, en consecuencia, a la autonomía para decidir sus formas internas de convivencia y organización social, económica, política y cultural, manifestó José Loria Palma, director de Operaciones del Ejido de San Crisanto.

La comunidad llega a esta decisión porque desde hace más de 20 años existe una incapacidad de las autoridades para resolver las problemáticas de la comunidad. “Es la mejor forma en la que la comunidad se puede desarrollar”, sentenció Loria Palma, quien informó que ya inició el proceso para declarar su autonomía.

La autonomía da a las comunidades la facultad de elegir, mediante el método de usos y costumbres, a sus autoridades municipales y que éstas puedan interponer controversias constitucionales en contra de reformas que consideren una violación a los derechos de los habitantes.

Pedro Chávez, miembro del Consejo Mayor de Cherán, uno de los órganos de gobierno de esta comunidad autónoma, explicó que los purépechas debieron reconstituir sus modos de vida tradicionales como forma de contrarrestar las estrategias de los grupos de poder fáctico —incluido el crimen organizado— de amenazar, secuestrar y asesinar a las cabezas visibles de los movimientos de protesta y resistencia contra el despojo de su territorio y la explotación de sus recursos naturales, que en el caso de Cherán es la explotación de sus bosques.

El también presidente de la Fundación San Crisanto, José Loria, explicó que este apartado establece que las comunidades originales pueden decidir su propia forma de desarrollo y establecer sus mecanismos de convivencia, que les permite un desarrollo más equilibrado y el Estado está obligado a apoyar todo este proceso, a través del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (IMPI).

Por lo tanto, están realizando una consulta previa, libre e informada para reformar la constitución y darle autonomía a las comunidades. Asimismo, indicó que durante este año van a poner las bases en la que va a operar la autonomía, fortalecer, concretar el consejo comunitario, que se encargará de tomar las decisiones por la comunidad, el cual estaría formado por hombres, mujeres y jóvenes de la comunidad, además de que participarían otras organizaciones sociales, económicas y productivas que hay en San Crisanto para a partir del 2020 estar integrados correctamente.

Incapacidad municipal

El problema fundamental por el que recurren a la autonomía es debido a que, aseguran, hay una incapacidad en el municipio de Sinanché, al cual pertenece San Crisanto, para proveer los servicios indispensables de manera eficaz y en beneficio de todos.

Por mencionar alguna, agregó que hay una desatención total en el sistema de agua potable con al menos 20 años funcionando con anomalías, además de que la salud prácticamente ha sido abandonada, hay poca atención a las escuelas y nulo manejo en los residuos sólidos, entre otras razones.

“Nunca ha habido un proceso en el que haya un plan municipal de trabajo comprometido y que diga esto es para San Crisanto, no hay ningún compromiso vinculante. La autoridad municipal es ajena al proceso local”, sentenció.

A su vez, precisó que existe un comisario municipal conforme a la constitución política del estado y a la ley de gobierno de los municipios, sin embargo, como el ejido crea la zona urbana, “la jurisdicción de acción es ejidal”.

“Si ni la autoridad municipal ni el cabildo son capaz de tener una idea clara de lo que la comunidad necesita, no nos sirven”, sentenció.

El líder ejidal señaló que no se necesita aval de nadie para poder operar de esta manera, sino que sólo deben constituirse formalmente como un pueblo autónomo y es lo que están haciendo, y agregó que sus expectativas son que para el siguiente año ya la logren formalmente.