El amor en tiempos de racismo

Renacimiento mexicano

Martha Adriana Morales Ortiz, Witzilin, y César Daniel González Madruga, El Siervo
Foto: Afp
La Jornada Maya

Miércoles 14 de agosto, 2019

Ante los recientes acontecimientos de crímenes raciales en El Paso, Texas, ciudad fronteriza del sur de los Estados Unidos, atribuidos a discursos de odio o doctrinas ideológicas y la polémica desatada en los debates de la opinión pública al respecto del racismo al interior de la sociedad mexicana, nos resulta fundamental tratar de acercar un planteamiento de "giro de pensamiento" que nos permita adecuar nuestra conducta por encima de lo circunstancial y revivir la fortaleza que implica nuestra vasta y diversa convivencia interracial; para ello, quisiéramos retomar a los grandes pensadores mexicanos que hay que releer una y otra vez, y enviar al muladar los comentarios de tanto fantoche que anda suelto.

Uno de los pensadores que legó una comprensión profunda de la fortaleza de la raza mexicana es José Vasconcelos político, escritor y educador, quien la nombró como "la raza cósmica" y al respecto sostiene: "La teoría de la superioridad étnica ha sido simplemente un recurso de combate común a todos los pueblos batalladores; pero la batalla que nosotros debemos de librar es tan importante que no admite ningún ardid falso. Nosotros no sostenemos que somos ni que llegaremos a ser la primera raza del mundo, la más ilustrada, la más fuerte y la más hermosa. Nuestro propósito es todavía más alto y más difícil que lograr una selección temporal. Nuestros valores están en potencia a tal punto, que nada somos aún. Sin embargo, la raza hebrea no era para los egipcios arrogantes otra cosa que una ruin casta de esclavos y de ella nació Jesucristo, el autor del mayor movimiento de la historia; el que anuncio el amor de todos los hombres. Este amor será uno de los dogmas fundamentales de la raza cósmica".

La raza síntesis, o la raza integral, hecha con el genio y con la sangre de todos los pueblos, por lo mismo, es la más capaz de alcanzar la verdadera fraternidad y de una visión realmente universal. Es en México donde, por doloroso que haya sido, no hubo un exterminio, olvido o negación sino una simbiosis. Al respecto el doctor Joseph Elías y la doctora Cristiane Meullemans explican: "cuando hablamos de mestizaje utilizamos este término con cierta inexactitud. La palabra mestizo proviene del latín misticius… en realidad este vocablo significaría lo siguiente: de padres de distintas naciones. Nos hemos habituado en dar a este término una connotación meramente racial. Nosotros preferimos hablar de simbiosis, que se define como asociación de organismos diferentes que se favorecen mutuamente en su desarrollo. En el caso de México, nos encontramos ante una equilibrada cultura simbiótica" ante este giro de pensamiento, puede sustentarse un renacimiento de lo mexicano con su propio proceso evolutivo, gracias a la simbiosis capaz de asimilar una cultura global dentro de sí.

La raza síntesis, integrada por la sangre de todas las razas originarias de América, así como las asiáticas que cruzaron por el estrecho de Bering, los árabes, godos, romanos, hebreos, que se mezclaron durante años en España y después arribaron a tierras mexicanas con la Conquista, así como los africanos y todas las razas que llegaron durante el siglo pasado, han tallado el ADN más simbiótico del planeta. A diferencia de otros lugares donde lo que arribó exterminaba, en México se mezcló y se sigue mezclando, dando cabida a lo que hoy somos como nación. Con esto no quisiéramos negar que aún altos niveles de discriminación, al igual que de ignorancia; sin embargo, no somos como otros pueblos que olvidaron la ley del amor, aquí aún se vibra diferente, somos herederos de una cosmovisión capaz de integrar el Todo en uno.

En ese sentido cabe destacar también que México está siendo bien representado, con un presidente como Andrés Manuel López Obrador, que entiende el amor no como una cursilería, sino como la más elevada de todas las armas con las que un Pueblo puede caminar; parafraseando a Calle 13 "la guerra pierde todas sus luchas cuando los enemigos se escuchan", y en particular la cancillería cuenta con una subsecretaría armada de amor como Martha Delgado quien recientemente en las Naciones Unidas sostuvo que es "a través del diálogo y el entendimiento entre todas las razas cómo podremos erradicar la discriminación".

Tal como decía Octavio Paz "toda tentativa de resolver los conflictos desde la realidad mexicana deberá poseer validez universal o estará condenada, de antemano, a la esterilidad", esa es nuestra consigna, ese es nuestro destino y que recuerde el odio que aquí en México, el amor siempre vence.

Twitter: @Witzilin_vuela
Twitter: @CesarG_Madruga