Los verdaderos enemigos de la 4T

En el círculo más compacto del grupo Morena

Rubén Torres Martínez*
Foto: Notimex
La Jornada Maya

Miércoles 14 de agosto, 2019

No nos referimos a la inexistente oposición que intentan representar personajes como Marko Cortés o Ángel Ávila, ni a los estruendosos como Fernando Belaunzarán o Javier Lozano, mucho menos a los apocalípticos como Ricardo Alemán, Carlos Alazraki o Francisco Martín Moreno.

Los verdaderos enemigos de la 4T se encuentran dentro de la 4T. Así lo han dejado claro las renuncias de Germán Martínez del IMSS y de Carlos Urzúa a Hacienda. Ambas renuncias llevadas a cabo mediante sendas cartas dejan en claro que al interior de la 4T existe al menos un grupo que aunque no es compacto pueden cerrar filas en torno a la presión que ejercen sobre otros miembros del gabinete. Así también lo muestran el “caprichito” de lo que desde ahora vaticinamos como uno de los peores gobiernos de Puebla, el de Miguel Barbosa, quien en lugar de retirarse después de haber perdido en las elecciones de julio de 2018, decidió aprovechar la coyuntura de la muerte de la gobernadora Alonso para, ahora sí con todos los recursos que da estar en el poder, llevarse la elección. Un último ejemplo de este tipo de acciones es lo ocurrido en Baja California, donde casi por decreto el Congreso local extendió de dos a cinco años el mandato del gobernador electo Jaime Bonilla.

En todos los casos anteriores un grupo de duros al interior de Morena y la 4T han cerrado filas para justificar o descalificar, según el caso, el sentido que han tomado los acontecimientos. Dicho grupo está conformado por personajes de alta estima para el presidente AMLO y por lo cual suelen gozar de su oído. Entre los de mayor visibilidad están Alfonso Romo, jefe de la Oficina de Presidencia; Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena; Rocío Nahle, secretaria de Energía y Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transporte. Estos son los visibles pero en este mismo grupo se encuentran otros secretarios, subsecretarios y legisladores que de una u otra manera impulsan una visión de la 4T de ruptura con todo el pasado pero sin tener claro hacia dónde ir. Queda claro que aprovechan su estancia en el poder para tratar de crear una máquina electoral morenista que les permita perpetuarse en el poder.

La presidenta de Morena ha sido la principal promotora de perpetuar al partido en el poder al costo que sea. Y ello no está mal, finalmente uno de los objetivos de los partidos políticos es llegar y conservarse en el poder. El problema de la señora Yeidckol es que no entiende nada sobre los procesos democráticos que dijo defender apenas hace un año. La intentona de ampliar el tiempo de gobierno del estado de Baja California de dos a cinco años a ello responde. La iniciativa de criminalizar la protesta en el estado de Tabasco, se inscribe en la misma lógica.

Pero donde la intentona es más peligrosa y puede tener mayores repercusiones es en la asignación de plazas y recursos a los allegados, militantes y simpatizantes de la 4T. Esto se da en dos niveles: altas esferas de la política y trabajo de campo. En el primero se inscriben los súper delegados designados por AMLO en todas las entidades del país. Se trataría de una suerte de “semilleros” de candidatos cercanos al gobierno. El caso de Jaime Bonilla es un ejemplo fehaciente de ello. En el segundo nivel se trata de los “siervos de la nación” encargados de realizar los censos y manejar la entrega y distribución de ayudas y recursos en distintas modalidades para el grueso de la población. Más allá de que los recursos lleguen a su objetivo, la gente, lo que este programa permite, es conocer a detalle un padrón electoral que sabiéndolo manejar puede transformarse en una eficiente maquinaria electoral para un partido que aspira a ser hegemónico.

Esas son las verdaderas intenciones de Morena, de su actual presidenta y del grupo compacto que la rodea. Intenciones que no son mal vistas por el presidente AMLO dado que se inscriben en un proyecto de continuidad de la 4T, pero que si alejan al presidente del traje de demócrata con el que se intenta vestir. Es por ello que podemos asegurar que a la larga, los verdaderos enemigos de la 4T se encuentran en el círculo más compacto del grupo Morena. Las elecciones de noviembre próximo sólo ratificarán lo aquí expuesto.

Zoom anatómico

Ivonne Ortega otra vez fue llamarada de petate. Antes siquiera de que se conocieran las cifras finales de las elecciones internas del PRI ya estaba aceptando su derrota y aludiendo a que “dará la batalla desde adentro”. No se sabe aún que habrá negociado, lo que sí se sabe es que incluso en su tierra, Yucatán, fue arrasada por el nuevo dirigente electo del PRI, Amlito, perdón, Alito.

Zoom anatómico 2

Un ex candidato presidencial está en vías de reconstruirse y con ello reposicionarse en el sentir popular. Ha tomado el tema ecológico como caballito de batalla, un tema muy manoseado pero poco elaborado por los políticos profesionales. De salirle su apuesta podríamos verlo en un par de años como la verdadera encarnación de una oposición que hasta el día de hoy continúa extraviada y no, afortunadamente no es aquel que desprecia el sureste mexicano.

*Profesor del CEPHCIS-UNAM.

Mérida, Yucatán
rtm.unam@gmail.com