Se perfila revancha Leones-Guerreros en los playoffs

Yucatán y Oaxaca se mantenían firmes en el tercer y segundo lugar de la Zona Sur

Antonio Bargas Cicero
Foto: Leones de Yucatán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 19 de agosto, 2019

Los Piratas vencieron el sábado por segunda salida consecutiva a José Samayoa, el cuarto lanzador más efectivo de la LMB, pero el daño para los Leones en la carrera por los playoffs fue mínimo.

Yucatán y Oaxaca se mantenían firmes en el tercer y segundo lugar del standing general de la Zona Sur, respectivamente, y se perfila en la primera ronda de la postemporada una revancha de la serie en la que los Guerreros eliminaron a las fieras en siete juegos en el Campeonato de Otoño de 2018. Mientras los melenudos tropezaron 9-4 ante los bucaneros, que se acercaron a 8-7 en el clásico peninsular de esta temporada previo al duelo del domingo, los bélicos vinieron de atrás por segundo partido en fila contra los frágiles Bravos de León de Luis Carlos Rivera y con siete registros en la octava los vencieron 9-6 para aumentar a juego y medio su delantera sobre los rugidores en el subliderato general. Los Diablos les echaron la mano a los selváticos vapuleando 16-8 a los Tigres, con jonrones de Japhet Amador (2) y Brandon Phillips, con lo que los “reyes de la selva” seguían en la cima en la segunda vuelta, duelo y medio delante de Quintana Roo y, más importante, continuaban en el tercer puesto general, tres y medio arriba de los bengalíes.

La semifinal sureña entre Oaxaca y Yucatán arrancaría hoy en la Verde Antequera, pero si las fieras rebasan a los bélicos empezaría en el Kukulcán Alamo.

Los bucaneros, que eran quintos en la segunda vuelta (23-24) y sextos generales en el Sur, respondieron con cuadrangulares de Diego Madero y Asael Sánchez a la tunda que recibieron el viernes. Frustraron otra vez a Samayoa, quien aceptó nueve carreras limpias en sus últimos ocho episodios, todos contra Campeche. En sus últimas 10 apariciones tiene récord de 6-3, pero su efectividad es 5.29. Los selváticos, pese a verse temprano abajo 9-1, no dejaron de pelear, se acercaron, amenazaron varias veces, aunque no les alcanzó. Dejaron a 12 en los senderos. Alex Liddi (9) se voló la barda por tercer encuentro consecutivo y los melenudos llegaron a 115 bambinazos, nueve menos que los que bateó el explosivo conjunto de 1986, que encabezado por Ray Torres impuso una marca de la franquicia.

El bateo de poder, control y comando es una fórmula que está dando grandes dividendos a los Leones esta temporada, y el viernes se vio por qué cuando arrollaron 7-2 con cuatro cuádruples y gran serpentina de Dustin Crenshaw (7 IP, 4 H, 4 K, 0 BB), quien está haciendo méritos para ser el tercer o cuarto abridor en playoffs. Tras ponchar a ocho más el sábado, los melenudos eran cuartos en la Liga en chocolates (779) y el club con menos pasaportes otorgados (289).

Se trata de una combinación que puede resultar clave en la postemporada del “año de la ofensiva y del cuadrangular”.