"El mundo enfrenta una crisis invisible de calidad del agua": BM

México entre los países con alto riego por contaminación

Dora Villanueva
Foto: Ignacio Juárez
La Jornada Maya

Ciudad de México
Miércoles 21 de agosto, 2019

La presencia de contaminantes en el agua de México incrementó entre 7 y 12 por ciento la tasa de hospitalización vinculada con diarreas en la última década. Estos impactos, a su vez, están asociados con un mayor gasto en salud (aumento de 22 por ciento), especialmente entre hogares en 30 por ciento de la población que percibe menores ingresos, exhibe el Banco Mundial (BM).

"El mundo enfrenta una crisis invisible de calidad del agua que disminuye en un tercio el potencial de crecimiento económico en zonas altamente contaminadas y pone en peligro el bienestar humano y ambiental", subraya el reporte Quality Unknown: The Invisible Water Crisis (Calidad desconocida: la crisis invisible del agua).

De acuerdo con el BM, México es el país de América donde la mayor parte del territorio tiene riesgo alto en la calidad de su agua, salvo la península de Baja California. El riesgo de contaminantes en el agua es sólo equiparable a países de Europa y a las regiones más al oriente de China.

El análisis consistió en medir en cada país de qué modo una combinación de bacterias, aguas residuales, productos químicos y material plástico puede absorber el oxígeno de las fuentes de agua y transformarlas en "veneno para las personas y los ecosistemas". En México, los contaminantes están por arriba de los 6 miligramos por litro prescritos por la Comisión Nacional del Agua.

Cuando la demanda biológica de oxígeno –medida que muestra la contaminación orgánica registrada en el agua e indicador indirecto de la calidad general de ésta– supera determinado umbral, el crecimiento del producto interno bruto de las regiones ubicadas en la parte inferior de las cuencas experimenta caídas hasta de un tercio debido a los efectos sobre la salud, la agricultura y los ecosistemas, detalla.

"El agua limpia es clave para el crecimiento económico. El deterioro de la calidad del agua frena ese crecimiento, empeora las condiciones de salud, reduce la producción de alimentos y exacerba la pobreza en muchos países", expresó David Malpass, presidente del BM. "Los gobiernos deben tomar medidas urgentes para contribuir a resolver la contaminación del agua, de modo que los países puedan crecer más rápidamente en forma equitativa y ambientalmente sostenible."

El informe señala que el rendimiento agrícola cae a medida que crece la salinidad de las aguas y los suelos por las sequías más intensas, las marejadas ciclónicas y el aumento de las extracciones de agua. Debido a la salinidad de las aguas, en el mundo se pierde cada año una cantidad de alimentos suficiente para 170 millones de personas. En México esta problemática lo ubica en el lugar 15, por año se pierden más de 3 billones de calorías para alimentar a la población.