Autoriza Isabel II suspender un mes el Parlamento británico

Opositores al Brexit marcharon ayer en protesta por la suspensión

The Independent, Sputnik, Afp y Europa Press
Foto: Afp
La Jornada Maya

Londres, Inglaterra
Jueves 29 de agosto, 2019

La reina Isabel II autorizó ayer una orden del primer ministro británico Boris Johnson para que tanto la cámara de los Comunes como la de los Lores sean suspendidas por más de un mes en el periodo previo a la fecha de retirada de la Unión Europea (UE), en lo que los opositores a un Brexit sin acuerdo calificaron de golpe al Parlamento.

El recinto permanecerá cerrado desde la segunda semana de septiembre hasta el 14 de octubre, sólo 17 días antes de la fecha programada para la salida de Reino Unido de la UE.

De inmediato, distintos colectivos convocaron a una manifestación frente al Parlamento de Westminster. "Protesta de emergencia: defended la democracia, #Frenar este golpe (#StopTheCoup)", tuiteó el periodista y analista Owen Jones.

Momentum, organización de la izquierda laborista, y Otra Europa es Posible, que defiende la permanencia de Reino Unido en la UE, secundaron la acción popular a la cual se sumaron miles de personas. Incluso, una petición lanzada por Internet que señala que la suspensión o disolución del Parlamento debe hacerse hasta que la decisión de salir de la UE haya sido aplazada o cancelada, superó un millón de firmas reunidas en el primer día.

La reina aprobó la orden durante una reunión con miembros del Consejo Privado, que se trasladó hasta su habitual refugio veraniego, el castillo de Balmoral, en Escocia.

La decisión del premier Johnson enfureció a algunos miembros de su propio partido (Conservador), incluido el presidente de la cámara baja, John Bercow, y a toda la oposición parlamentaria.

"Es un ultraje constitucional… es obcecadamente obvio que el propósito de la suspensión en este momento pretende impedir que el Parlamento debata sobre el Brexit y desempeñe su función", denunció Bercow en un comunicado.

El canciller Phillip Hammond describió la medida como profundamente antidemocrática.

El laborista Jeremy Corbyn y el resto de líderes criticaron el golpe de mando del nuevo gobierno conservador y denunciaron que se trata de una amenaza a la democracia.

Vamos a hacer todo lo que podamos para frenar ester asalto de Boris Johnson, tuiteó Corbyn, quien propuso presentar una moción de censura contra el primer ministro cuando los diputados vuelvan al trabajo la próxima semana y, si la gana, quiere liderar un gobierno temporal antes de convocar a elecciones legislativas.

El presidente Donald Trump se invitó al debate al afirmar que "sería muy difícil para Corbyn buscar un voto de censura contra el nuevo primer ministro Johnson, Boris es exactamente lo que Reino Unido ha estado buscando, y demostrará que es ‘un grande’", tuiteó.

De momento, Corbyn y la líder liberal demócrata Jo Swinson pidieron una audiencia urgente a la reina Isabel II, pero según los constitucionalistas ésta debe regirse por los consejos del primer ministro.

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, afirmó que escuchar a los parlamentos siempre es bueno para la democracia y por esa razón es mejor dejarlos abiertos.

En contraste, Mina Andreeva, portavoz de la Comisión Europea indicó: "No comentamos procedimientos políticos internos de nuestros estados miembros y no especularemos sobre qué significa en términos de los próximos pasos del procedimiento parlamentario. Eso es algo que debe explicar Reino Unido".

Johnson no ha descartado un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre, pese a que el Parlamento votó en contra de esta opción en distintas ocasiones.

El premier defendió su medida excepcional en una entrevista con Sky News en la que aseguró que el calendario "dejará mucho tiempo a los diputados para debatir sobre la UE y el Brexit".

Pero la suspensión de casi cinco semanas del Parlamento reducirá el margen de maniobra de los diputados que siguen opuestos a una salida abrupta de la UE.

En una encuesta de YouGov de cinco mil 700 votantes, 47 por ciento consideraron la medida inaceptable y 27 por ciento la aprobaron.

Los británicos decidieron salir de la UE con 52 por ciento de votos en un referendo celebrado en 2016. El Brexit, inicialmente previsto para marzo de 2019, fue aplazado dos veces ante el rechazo del Parlamento al acuerdo alcanzado por la entonces primer ministro, Theresa May, con Bruselas el pasado noviembre.

Johnson se declaró dispuesto a rescatar el acuerdo con los 27 países europeos a condición de que retire la salvaguarda irlandesa, mecanismo destinado a evitar una nueva frontera en la isla de Irlanda que los euroescépticos acusan de mantener al país en las redes de la UE y propuso remplazarla por arreglos alternativos aún imprecisos.