Sargazo se potenciaría por incendios de la Amazonia

Da inicio la siembra de más de nueve mil corales producidos en los laboratorios del CRIAP de Puerto Morelos

La Jornada Maya
Foto: Facebook @restauraciondearrecifesqroo

Cancún, Quintana Roo
Viernes 30 de agosto, 2019

El director general del Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), Pablo Roberto Arenas Fuentes, alertó sobre otro año de incertidumbre con el sargazo durante 2020 debido a los incendios en la Amazonia, y la utilización de la criopreservación dentro del Programa de Restauración de Corales del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM).

De visita en Cancún, donde participó en el banderazo de inicio de la siembra de más de nueve mil corales producidos en los laboratorios del Centro Regional de Investigación Acuícola y Pesquera (CRIAP) de Puerto Morelos, dentro del Programa de Restauración de Corales.

En el marco de la siembra masiva de corales en el Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc como parte de la promesa “un voto, un coral” de Carlos Manuel Joaquín González, y cuya meta sexenal es sembrar 228 mil antes de que concluya el año 2022, el funcionario señaló que la llegada atípica de la macroalga no llega sola.

Están llegando organismos que no teníamos, y otros como delfines y tortugas que ahora hay en más abundancia porque viajan con las manchas de sargazo; aseguró que los efectos en playa son deletéreos, es decir, causan la muerte por envenenamiento, sin embargo, también arriba biodiversidad.

Asimismo, advirtió sobre efectos por las quemas en Sudamérica, “hay que estar muy atentos de lo que está ocurriendo en Brasil con los incendios porque toda esa ceniza, toda esa materia orgánica va a ser transportada por el río Amazonas y otros como el Orinoco hacia el mar y eso se convierte en nutrientes para el sargazo; entonces, tenemos que tener una visión de largo plazo. En este momento ya no hay tanto sargazo, pero no lo sabemos mañana, en una semana, y el año que entra no tenemos mucha idea”.

Arenas Puentes apuntó que dentro se han producido en dos años 34 mil 771 corales de 13 especies, de los que el jueves se sembraron nueve mil en la zona norte; hay estimaciones de 100 mil a 200 mil dólares por kilómetro cuadrado de arrecifes, y que la mayor parte afectación está asociada por el turismo y la recreación, seguida por otros servicios.

También habló de lo que se hace en los laboratorios del Centro Regional de Investigación Acuícola y Pesquera (CRIAP) de Puerto Morelos, dependiente del Inapesca, como parte del Programa de Restauración de Corales del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), donde se tiene lo más avanzado en la materia.

“Lo que estamos haciendo en este tema es colectar corales sanos y preservar su genética por medio de la criopreservación, con frío, para hacer un banco de germoplasma. Se manejan varios datos, el último que yo vi es del 30 por ciento, suponemos que es mayor, el síndrome afecta ciertas colonias de manera específica. Nosotros ponemos el laboratorio, los técnicos, las embarcaciones, el buceo y el gobierno del estado contribuye con recursos económicos”.

Los 20 mil ejemplares de la camada de este año se van a sembrar en la parte norte del estado; sin embargo, ya hay 11 sitios restaurados a lo largo de la línea de costa de Quintana Roo y el jueves fue en Garrafón; el programa continúa hasta 2022 porque un coral sano rescatado de un sitio que empieza a ser afectado por un síndrome, puede ser resembrado.