Viento de verano: huelga contra el cambio climático

La deforestación en la Amazonía brasileña ha aumentado un 67 por ciento

Eduardo Lliteras Sentíes
Foto: @MFA_Latino
La Jornada Maya

Lunes 2 de septiembre, 2019

Decía la canción “Vento d´estate” (viento de verano) de Max Gazzé: “io vado al mare, voi che fate, non mi aspettate, forse mi perdo” (me voy al mar, ustedes qué hacen, no me esperen, tal vez me pierdo) …y sí, tras décadas del éxito de Gazzé el viento de verano ya no es ese efluvio que inflamaba las venas y las ganas de vivir, de amar, sino un aire ardiente salido del horno en llamas de las selvas de la Amazonía … de los bosques envueltos en el fuego en Siberia, en Bolivia, en Siria … el mundo arde, se asfixia y las ciudades, como Roma, se tornan lugares en los que se sufre, agobiadas las masas de turistas generadoras de basura por el calor que incendia las piedras, las cabezas y los corazones de los hombres, tornándolos violentos… quizá por eso cada día se multiplican más las expresiones de odio racial, las agresiones, las miradas torcidas de éste mundo globalizado en el que lo único que no necesita pasaporte es la destrucción del planeta y sus depredadores: los Bolsonaro, Trump ...

El 20 de septiembre, se estará llevando a cabo una huelga climática global en solidaridad con los jóvenes activistas climáticos que piden combatir y afrontar con decisión el cambio climático en numerosas capitales europeas, anuncian en redes sociales y medios europeos sindicatos. La huelga está programada tres días antes de la cumbre climática de la ONU y tiene la intención de entregar un mensaje claro y urgente a nuestros políticos de millones de personas en todo el mundo sobre la necesidad de una acción inmediata para enfrentar el cambio climático.

Se espera que sea una de las movilizaciones climáticas más grandes que hemos visto en el mundo, con la mayor cantidad de personas posible alentadas a participar alrededor del planeta. Greta Thunberg, junto con otros activistas juveniles, escribió una carta pidiendo a adultos de todos los sectores de la sociedad que se unieran a ellos para amplificar el mensaje a los líderes mundiales. Uno de los sindicatos más grandes de Alemania ha pedido a sus dos millones de miembros que apoyen la huelga y otros están considerando unirse.

En las convocatorias se invita afirmando que “éste septiembre, millones de nosotros saldremos de nuestros lugares de trabajo y hogares para unirnos a los jóvenes huelguistas climáticos en las calles y exigir el fin de la era de los combustibles fósiles. Nuestra casa está en llamas, actuemos así. Exigimos justicia climática para todos”.

En el University and College Union (UCU) de Gran Bretaña afirman que están pidiendo al movimiento sindical más amplio del Reino Unido que respalde las huelgas del cambio climático el 20 de septiembre. El trabajo realizado por Greta Thunberg y estudiantes de escuelas de todo el mundo ha sido inspirador y ahora es el momento para que el resto de nosotros nos pongamos al día, afirman.

Como sindicalistas, es importante que aumentemos la conciencia sobre el impacto del cambio climático, y lo haremos con nuestra moción al TUC a principios de septiembre, señalan.

Explican que al asegurar un planeta más seguro, también tenemos que pensar en una reconfiguración a largo plazo de la economía británica y en cómo aseguramos una transición justa a medida que avanzamos hacia una economía más verde. Hacer frente al cambio climático no tiene que costarnos caro. De hecho, puede hacernos más prósperos y más seguros, dicen.

La escritora y activista Naomi Klein invita en su cuenta de Twitter afirmando que “si te sientes asustado + enfurecido por lo que se le está haciendo a nuestro planeta, organiza a tus amigos, compañeros de trabajo y vecinos para que se unan a las huelgas climáticas mundiales dirigidas por jóvenes que comienzan el 20 de septiembre. Todavía hay tiempo para hacer esto enorme. Vamos a hacerlo”.

Para enfrentar verdaderamente la crisis climática, el liderazgo de las comunidades indígenas es clave, señalan en las proclamas para movilizarse contra la destrucción del planeta. Las prácticas tradicionales que han preservado la tierra y la biodiversidad durante tanto tiempo son cruciales para formar soluciones que no alimenten aún más la cadena de vulnerabilidad y pobreza, afirman.

La deforestación en la Amazonía brasileña ha aumentado un 67 por ciento desde que el presidente brasileño Jair Bolsonaro llegó al poder. Es hora de detener la destrucción de los bosques del mundo, de la atmósfera de nuestro planeta. Por los que vendrán, por los niños y jóvenes, en pie de lucha el próximo 20 de septiembre, ¡a movilizarnos!.

Mérida, Yucatán
www.infolliteras.com
eduardolliterassenties@hotmail.com