Aunque me pagaran sólo 500 dólares, me iba a ir: Ernesto Borges

El primer campechano en firmar con los Yankees de Nueva York

Jairo Magaña
Foto: Fernando Eloy
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Jueves 5 de septiembre, 2019

El estadio de béisbol de los Piratas de Campeche fue el escenario para que, una vez más, Ernesto Borges Duarte le dijera adiós a la tierra que lo vio nacer, pero que no le dio la oportunidad para ejercer profesionalmente como pitcher en el equipo representativo de la entidad y que tuvo una temporada muy mala, siendo uno de sus principales problemas la falta de lanzadores.

Aún sin asimilar el significado de pertenecer a una de las firmas más grandes del llamado Rey de los Deportes, el joven de 18 años viajará este domingo a República Dominicana para reportarse con la liga menor de los Yankees de Nueva York durante los siguientes tres meses, luego seis y finalmente, de acuerdo con su desempeño y aptitudes, escalar hasta el primer equipo.



Eres el primer campechano en firmar con un equipo profesional de la categoría de los Yankees. ¿Cómo te sientes?
Me siento bien, no me interesa ser el primero o el último, aún no sé cómo será, aunque estaré por unos meses en la liga menor en República Dominicana para la temporada corta de invierno. Me invitaron a pasar tres días en la sede de Nueva York, imagino para conocer a los directivos de mi categoría y me vuelvo a reportar en febrero del próximo año.


¿Cuántos años pasaste con los Piratas de Campeche y por qué no te quedaste con ellos?
Realmente empecé a practicar desde los seis años de edad, luego inicié entrenamiento con los Piratas pero al no ver algo concreto hice pruebas en Mérida en un fogueo de los Pericos, ahí fue donde me visorearon, cuando estaba lanzando entre 85 y 87 millas por hora.


A tus 18 años ya tienes un amplio curriculum, ¿En qué equipos de la Liga Mexicana de Béisbol has estado?
A los 13 años don Luis Castillo de los Sultanes de Monterrey me vio jugar aquí, en Campeche; le gustó mi juego aunque sólo estaba lanzando 75 millas, entrené con ellos, me fogueé con ellos y durante mi estancia ahí subí mi lance 10 millas; cosa que me reconocieron los directivos y fue cuando me vieron los Acereros de Monclova.

Ese fue mi segundo equipo. Continué con la práctica y comencé también a batear, eso me llevó a los Pericos de Puebla y ahora con los Yankees.


¿Era tu primera opción en caso de salir de Pericos o por fanatismo? ¿Cuál es tu equipo favorito de las mayores?
Pues para empezar no pensé que iba a firmar con los Yankees, me estuve preparando sí, pero la verdad que no pensé que fuera para tanto. De todas maneras, continuaré con mi preparación para alcanzar al primer equipo. Ya estoy ahí y ahora la meta es jugar en las ligas mayores y sobre todo en el Yankee Stadium.


¿Qué dejas en Campeche, familia, amigos, novia?
A mis dos hermanos menores y a toda mi familia, a mis mascotas y amigos, pero sé que en donde esté todos me apoyarán y me mandarán las mejores vibras. A mis hermanos les digo que le echen ganas al estudio y al deporte, pues toda mi familia es deportistas, mis abuelos, mis tíos y claro mis papás; a mis amigos pues estaré en contacto con ellos y novia no tengo, eso no me preocupa.

Así es como comienza la historia del primer campechano en firmar oficialmente con los Yankees de Nueva York, el equipo de ensueño de muchos beisbolistas mexicanos.

Neto no se va por el dinero y mucho menos por la fama, sino por alcanzar sus metas y superar obstáculos, diciéndole adiós al estadio de los Piratas de Campeche, el Nelson Barrera Romellón, donde no jugó profesionalmente; pero ahora le dice hasta pronto, como un profesional.