Condena el Papa Francisco explotación ilegal de recursos de Madagascar

Instó al presidente, Andry Rajoelina, a proporcionar empleos

Texto y foto: Ap
La Jornada Maya

Ciudad de México
Sábado 7 de septiembre, 2019

El papa Francisco denunció este sábado la tala y explotación ilegal de los recursos naturales únicos de Madagascar, al comenzar una visita a la nación isleña del océano Índico. El pontífice pidió al gobierno que luche contra la corrupción que está devastando el ecosistema de la isla y manteniendo a su gente en una "pobreza inhumana".

Francisco instó al presidente, Andry Rajoelina, a proporcionar empleos y fuentes alternativas de ingresos a la población para evitar que se vean forzados a cortar árboles para encontrar tierras fértiles o a participar en el contrabando y la explotación ilegal de sus diversos recursos de flora, fauna y minerales.

"El deterioro de esa biodiversidad compromete el futuro del país y de la Tierra, nuestro hogar común", dijo el Papa ante Rajoelina y otros funcionarios del gobierno durante el inicio de la segunda etapa de su viaje de una semana por el sur de África.

Madagascar alberga el 5 por ciento de las especies de plantas y animales del mundo, y alrededor del 95 por ciento de sus reptiles y del 89 por ciento de su flora no existen en ningún otro lugar, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, es también uno de los países más pobres del mundo: el 75 por ciento de sus 25.5 millones de habitantes viven con menos de dos dólares al día.

Grupos ambientalistas y Transparencia Internacional denuncian desde hace tiempo la tala ilegal de los bosques de palo rosa y de otras especies amenazadas como una prueba de una corrupción desenfrenada que ha convertido en multimillonarios a unos pocos, conocidos como los "barones del palo rosa", tras saquear los bosques del noreste de la isla.

"Su encantadora isla de Madagascar es rica en biodiversidad vegetal y animal, pero su tesoro está amenazado especialmente por la deforestación excesiva, de la que se benefician algunos", apuntó Francisco. Como amenazas, el pontífice destacó los incendios, la caza furtiva y la "tala sin restricciones de bosques valiosos".

Más que cualquiera de sus predecesores, Francisco ha hecho de las preocupaciones medioambientales uno de los pilares de su papado, relacionando el calentamiento global con la persistente explotación de los más pobres a manos de los más ricos.

Transparencia Internacional, que sitúa a Madagascar entre los países más corruptos, ha acusado a funcionarios públicos locales de complicidad o negligencia en la tala ilegal, la minería de oro y zafiros y la caza furtiva de tortugas y la exportación de lémures.

En su discurso de este sábado, el pontífice instó a Rajoelina, que fue elegido tras una campaña para combatir la corrupción, a cumplir sus promesas.

"Le animo a luchar con fuerza y determinación contra todas las formas endémicas de corrupción y especulación que incrementan la disparidad social, y a enfrentar las situaciones de gran inestabilidad y exclusión que siempre crean condiciones de pobreza inhumanas", agregó.

Rajoelina se comprometió a velar por los intereses de todos, en especial de los más pobres. "En este lugar y en este día confirmo mi voluntad y mi compromiso para reparar y reconstruir Madagascar", aseguró el mandatario.

Francisco se reunió más tarde con las monjas y los obispos del país, antes de encabezar una vigilia con una asistencia calculada en unos 100 mil jóvenes.

Terminada la vigilia, los bailarines que actuaron para el Papa de 82 años se amontonaron en el escenario para verlo de cerca, prueba de su fuerte popularidad en un país donde alrededor del 35 por ciento de la población es católica.

"Estoy muy contenta de tener la oportunidad de ver al Papa porque sólo lo he visto en mi teléfono", dijo una mujer de 32 años, identificada sólo como Raspanambinina, que asistió a la vigilia con sus tres hijos. "Es muy importante para mí y mi familia, pues que es la primera vez que viene aquí", explicó.