Celebra Sarajevo su primer desfile de orgullo LGBT

Fuerte operativo de seguridad, para evitar la violencia de grupos extremistas

Ap
Foto: Afp
La Jornada Maya

Sarajevo, Bosnia-Herzegovina
Domingo 8 de septiembre, 2019

La capital de Bosnia, Sarajevo, celebró su primer desfile de orgullo LGBT el domingo en medio de una fuerte seguridad para evitar la violencia de grupos extremistas, mientras que opositores del evento celebraron ellos mismos otra reunión.

Utilizando perros rastreadores y barreras metálicas, más de mil policías se desplegaron a lo largo de la ruta donde cientos de participantes marcharon, cantaron y agitaron banderas del arco iris.

La colorida multitud sostenía una enorme pancarta rosa con el logotipo del orgullo "¡Ima Izac!" que se traduciría como "Saliendo". Los alegres participantes silbaban mientras marchaban en un día soleado al ritmo de los tambores mientras muchas personas saludaban desde balcones y ventanas.

A unas calles de ahí de distancia, docenas de seguidores de un grupo islámico conservador realizaron una manifestación contra el desfile. Describieron la marcha del orgullo como un "pecado" y una "humillación" para Sarajevo, simbólicamente rezando al final de la protesta.

"Quieren traer esto a nuestras calles, a nuestras plazas, entre nuestros niños", dijo Sanin Musa, teólogo islámico y presidente del grupo Iskorak, que organizó el evento. "Queremos luchar contra esto, estamos luchando contra su estilo de vida LGBT, que se está introduciendo en nuestras escuelas, nuestros hogares, nuestras universidades".

Extremistas y hooligans en el pasado han atacado dos eventos del orgullo gay en Sarajevo _una ciudad predominantemente musulmana_ alimentando los temores de violencia antes de este evento. Bosnia sigue siendo profundamente conservadora, y Sarajevo es la última capital de los Balcanes en celebrar un desfile gay.

Medios locales informaron que el embajador de Estados Unidos unió a la marcha del orgullo, junto con funcionarios locales y activistas de la región. El evento fue ampliamente visto como una prueba para Bosnia, que busca alejar su pasado de guerra hacia la membresía en la Unión Europea.

Los miembros de la comunidad LGBT asediada de Bosnia se han quejado de que enfrentan acoso y ataques generalizados que rara vez son procesados por la justicia.