¿Cómo ser mujeres calladas y dulces frente a tanta violencia?: Elisapie

La cantante y activista canadiense será invitada destacada del Cervantino 2019

Ericka Montaño Garfias
Foto: Cortesía FIC
La Jornada Maya

Ciudad de México
Jueves 12 de marzo, 2019

A las mujeres se les exige ser bonitas, calladas y dulces. ‘‘Pero, ¿cómo serlo cuando hay tanta violencia?”, inquiere la cantante y activista canadiense Elisapie, una de las invitadas al Festival Internacional Cervantino (FIC) en Guanajuato, donde presentará su disco The ballad of the runaway girl, que puede traducirse como La canción de la chica fugitiva.

‘‘Es un álbum que salió en 2018, lleno de emociones, en el que trato de encontrar lo hermoso en la rudeza de la naturaleza; trato de contribuir al dar voz al pueblo inuit (al que pertenece) y a la mujer”, explica a La Jornada vía telefónica.

Una de sus canciones se titula Arnaq (Mujer) y dice así:

‘‘I’m a woman,
I give you life,
I give you love,
so you can give it in return.
It becomes your mirror.
Never forget where you’re from.”

Soy una mujer,
Te doy la vida,
Te doy amor,
Para que puedas devolverlo,
Se convierte en tu espejo,
Nunca olvides de dónde eres.

Sin interferencia de los misterios de la poesía

¿Se puede separar a la artista de la activista?
–A veces se tienen que separar porque necesito hacer cosas muy hermosas, humanas, que toquen a los demás, que logren una conexión. Cuando quieres ser activista debes alzar la voz y ser muy clara, sin que interfieran los misterios de la poesía. Esa es la única vez en que pueden separarse. En mi caso la mayoría de las veces van juntas en lo que hago porque trato de hablar por los que no pueden o se les dificulta.

‘‘Como mujer debo ser capaz de decir: me siento vulnerable, o fuerte, siento la violencia, todo lo que los seres humanos sienten. Como mujeres nos dicen que tenemos que ser perfectas y bonitas, pero eso es una estupidez porque, ¿cómo podemos ser pequeñas, calladas, dulces y bonitas cuando hay tanta violencia? No tiene sentido.

‘‘No es sólo ser una activista, es ser una persona, es ser fuerte, abrazar esa fortaleza y hacerla crecer como mujer. Nos quieren poner una pequeña caja en la que no pertenecemos: somos demasiado inteligentes, somos líderes, pero eso no se quiere ver, incluso ahora.”

La circunstancia de las mujeres indígenas en Canadá está en un momento difícil, añade Elisapie. ‘‘Es una situación muy mala. Cuando hablas de temas indígenas es muy triste, hay mujeres y niñas indígenas muertas y desaparecidas, pero sus casos no se investigan de la misma manera que se investigaría la desaparición o la muerte de una mujer blanca. Muchas veces no se investiga porque son indígenas; así que cada vez hay más y más casos.

‘‘El mundo indígena se da cuenta de que esto es un tema muy importante, es algo que ha ocurrido en los años recientes, pero no son tratados como en el caso de una mujer blanca. Pero nuestra gente es muy fuerte, se da cuenta del poder que poseen y que pueden hablar; tienen derechos y las mujeres les enseñan a las jóvenes acerca de eso.”

Elisapie lo hace desde su música, como en la canción Wolves don’t live by the rules (Los lobos no viven según las reglas), que es una versión de la que canta Willie Thrasher y que ella escuchaba cuando era niña. ‘‘Habla de las personas, del pueblo indígena, de los inuits. Está muy relacionada con la fuerza, con el poder.

‘‘Cantar para mí es como un viaje que necesito contar. Necesito grabar mi viaje y a veces ese viaje puede ser interpretado de muchas maneras. Trato de atrapar lo que veo alrededor. The balad of the runaway girl es un viaje por carretera, un sueño espiritual en el que me di cuenta de muchas cosas personales que no había entendido. De muchas formas es un regreso a las raíces.”

Elisapie se presentará el 11 de octubre a las 23 horas en la ex Hacienda San Gabriel de Barrera-El trasnoche (Carretera Guanajuato-Marfil, km 2.5 s/n, Guanajuato).