Trabajadores de Vips en Chetumal denuncian violación a sus derechos

Gerente impide a sus empleados trabajar

Joana Maldonado
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Domingo 15 de septiembre, 2019

Por segundo día consecutivo, el restaurante de la cadena Vips de plaza Las Américas en Chetumal permanece cerrado por órdenes de la gerencia, esto con el fin de evitar el ingreso de sus empleados a laborar.

Desde hace varios días los trabajadores han exigido a la cadena restaurantera echar atrás la manera en la que pretenden repartir las propinas al considerar que reduciría sus ingresos.

Durante sábado y domingo la gerencia de este restaurante ha preferido mantener las puertas cerradas al público aunque el personal se ha presentado en horario habitual y ha permanecido a las afueras del restaurante, incluso certificando su presencia y cumplimiento de jornada laboral ante un notario público que ellos pagaron para evitar ser sancionados por falta injustificada o abandono de trabajo.

El asunto inició desde hace dos semanas, cuando la gerencia impuso una nueva política para repartir las propinas que logran recaudar los meseros en sus jornadas laborales y que son divididas entre todo el personal con base a un porcentaje fijo sobre la venta, no sobre lo recaudado, por lo que ha habido días en que apenas logran llevarse de ganancia hasta 50 pesos.

El nuevo esquema de reparto ha sido inconveniente para los trabajadores, porque no necesariamente obtienen de propina el diez por ciento de la venta. Y del total obtenido deben entregar el 30 por ciento para que sea repartido al resto del personal.

Ante la inconformidad de los meseros, que el jueves externaron su inconformidad, el viernes por la tarde el gerente ordenó el cierre de cajas y el cese del servicio, por lo que los clientes fueron desalojados, aunque el personal estuvo al interior hasta muy tarde.

“La empresa quiere aplicar en Chetumal un modelo que no es posible, aquí el tema de la propina no es igual a otros lugares, no se exige la propina a los comensales como en otros lugares, la gente deja cinco o diez pesos, pero quieren aplicar las propinas sobre la venta total", explicó Jeni Juárez Trujillo, delegada de la CROC en el estado.

El personal insiste en que no se niegan a repartir el monto de las propinas entre todos como venía haciéndose, pero piden que esto sea con base a lo que reúnan en mandil.

El sábado también hubo una manifestación en la otra sucursal de esta cadena, ubicada en el bulevar Bahía, pues intentaron "amedrentar" al personal con despedirlo.