Senado aprueba la emergencia alimentaria en Argentina

Distensión a la crisis social

Stella Calloni
Foto: Ap
La Jornada Maya

Buenos Aires, Argentina
Jueves 19 de septiembre, 2019

El Senado de Argentina, con los votos de los 61 congresistas presentes, aprobó ayer la emergencia alimentaria, enviada la semana pasada por la Cámara de Diputados, con la presencia cada vez mayor de miles de manifestantes de organizaciones sociales y de desempleados que ocuparon la plaza frente al Congreso con el lema el hambre no espera.

Para la mayoría de los analistas, fue la presión de la calle, con manifestaciones en todo el país y el agravamiento de la crisis, lo que llevó a los legisladores de la gobernante alianza Cambiemos a acompañar el proyecto de los opositores, para distender la situación que estaba llegando al borde del estallido social.

A pesar de que se propuso una sesión breve, tratando de rehuir la discusión que también incidiría en la campaña electoral, hubo discusiones entre los presidentes de los bloques. También se vivieron tensos momentos, ante la situación que se vive en la provincia patagónica de Chubut, donde dos maestras murieron en un accidente al regresar de una marcha que realizan todos los días, ya que los educadores están en paro; más de 60 mil empleados públicos, maestros y jubilados no han cobrado ahí desde agosto. Recientemente un grupo de matones atacó a profesores en una carretera, donde tenían un campamento en una protesta cotidiana que recibió la solidaridad de todos los gremios del país.

Mientras, el gobierno de Mauricio Macri dio marcha atrás en el congelamiento al precio de los combustibles para los próximos tres meses y anunció un aumento, lo que continuará disparando la inflación, que se espera llegará a 5.6 o 6 por ciento a finales de septiembre.

Esta ley nos interpela a todos los que tenemos responsabilidades institucionales. Estamos frente a una circunstancia trágica en un país que provee de alimentos a 400 millones de personas en el mundo y no resolvemos cómo dar de comer a 15 o 20 millones de argentinos, sostuvo el titular del bloque Justicialista en el Senado, Carlos Caserio, con relación a la emergencia alimentaria.

El pasado domingo, en Salta, durante los festejos de la Virgen del Milagro, el obispo Mario Cargnello, dirigiéndose a Macri, quien asistió a los festejos, le dijo que había prometido hambre cero y le recomendó: ahora llévate la cara de los pobres, en uno de los más duros sermones de la Iglesia.

En la calle, miles de manifestantes esperaban la decisión del Senado, dispuestos a no volver a sus casas hasta tener una respuesta y, además, exigiendo que se aplique ya, porque desde el 12 de agosto pasado la situación de pobreza avanzó en todas partes y en especial en las provincias, cuyos gobernadores exigen a Macri que termine con las deudas que tiene el gobierno nacional con ellos, pues están al borde de estallidos sociales por hambre.

Se mencionó que más de cinco millones de argentinos no tienen acceso a la canasta básica. En 2019 el gobierno sólo gastó 58 por ciento del presupuesto para políticas alimentarias. La ley de emergencia estará vigente hasta 2022.