Recibe Yucatán reconocimiento como Estado de la Paz

Concluye en Mérida la 17° Cumbre Mundial de los Premios Nobel

Graciela Ortiz
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Domingo 22 de septiembre, 2019

Con éxito finalizó la 17° Cumbre Mundial de los Premios Nobel de la Paz con la presencia de los 30 laureados, autoridades estatales y los cantantes Ricky Martin y Miguel Bosé, quienes fueron galardonados por su continua lucha por la paz, en el Centro Internacional de Congresos, en Mérida, Yucatán.

El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, clausuró el evento, junto a la secretaria de Turismo del estado, Michelle Fridman Hirsch, y la presidente de la secretaría permanente de la Cumbre, Ekaterina Zagladina, quien le entregó al mandatario el reconocimiento a Yucatán como “Estado de la Paz”.

“Será un documento que se colocará en un lugar muy especial de la ciudad, que definirán los ciudadanos, que será un recordatorio viviente para poder construir la paz”, sostuvo Vila, al recibir el premio y convertirse en el primer estado que lo obtiene, ya que anteriormente sólo se había otorgado a países y ciudades.

La declaración final

“Necesitamos un entendimiento renovado del concepto de paz, después de la devastación de dos guerras mundiales, de dos series de guerras ideológicas, religiosas y civiles, la ausencia relativa de la guerra se ha confundido como si fuera un logro de paz, mientras las libertades básicas sean flageladas y exista la flagrante corrupción, la violencia, la pobreza extrema, la inequidad y la discriminación, no puede existir la paz verdadera. Proclamamos que la verdadera paz no puede separarse del logro de la verdadera justicia”, expresó la liberiana Leymah Gbowee, premio Nobel de la Paz 2001, al leer la declaración final de los laureados.
Por su parte, la secretaria de Fomento Turístico de Yucatán, Michelle Fridman, señaló el nombre de México ha dado la vuelta al mundo utilizando el sustantivo de paz, “hoy se ha hablado de aquellos grandiosos hombres que han transformado la historia de la humanidad y que se reunieron en nuestro estado para iluminarnos con su presencia”.
Agregó que el mensaje que Yucatán ha lanzado al mundo es invaluable e inspirador, “Yucatán es un referente de paz, de una sociedad de valores, de arraigada identidad, llena de orgullo y pertenencia, y si en Yucatán se puede vivir en paz, en el mundo se puede lograr la paz”.

Preocupaciones de la Cumbre

La Cumbre hizo un llamado a los ciudadanos a dejar su huella por la paz “en el mundo que todos compartimos, para que sea más justo, pacífico y sostenible”.
Los laureados mostraron su preocupación por las actuales amenazas a la paz, la justicia social y la sustentabilidad global para las futuras generaciones, así como por la crisis climática, por lo que exhortaron a los países a combatir el calentamiento global y las emisiones de carbono.
Demandaron, además, el bienestar de los niños, en especial en relación con la esclavitud infantil; el combate contra la pobreza, al tiempo que solicitaron apoyo para las víctimas de la violencia sexual, la protección de los niños, niñas y mujeres contra la violencia y a adoptar una nueva estrategia ante el problema de las drogas, tratando las adicciones como un problema de salud y no como un delito.
Convocaron a crear conciencia sobre la autodeterminación de los seis mil pueblos indígenas que contribuyen a la diversidad del patrimonio cultural de la humanidad y, también sobre aquellos que se desplazan dentro y entre países, huyendo de la pobreza, la inestabilidad política y la violencia.
“Debemos buscar soluciones ordenadas, justas y compasivas ante los desafíos que genera la migración humana, proteger los derechos humanos y la dignidad de las poblaciones desplazadas”, sostuvieron.
Entre otros llamamientos a los países del mundo, solicitaron promover la transparencia y rendición de cuentas; utilizar las redes sociales para construir una cultura de paz; proteger la libertad de expresión global y la seguridad de los periodistas de todo el mundo.
Expresaron que las armas nucleares siguen siendo una amenaza existencial para la humanidad y expresaron su preocupación por el retiro de los Estados Unidos del acuerdo multinacional que impide un programa de armas nucleares en Irán, así como la deserción del país norteamericano y Rusia del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio de 1987.
Llamaron a la India y Paquistán a resolver de forma pacífica sus diferencias y a renunciar al uso de armas nucleares; por último pidieron rechazar el unilateralismo, aislamiento, autoritarismo, populismo, proteccionismo e intervencionismo, cuidando el estado de derecho.

Los hacedores del cambio

Mientras tanto, los jóvenes que participaron en el programa juvenil de la Cumbre “liderando con el ejemplo”, también realizaron su declaración final.
Abrió la proclama una joven maya que pidió que su comunidad sea respetada y valorada “porque todos somos iguales”.
Prometieron sentir empatía por todos, expresaron que los derechos humanos no son negociables y se autodenominaron agentes de cambio.
Exhortaron a crear una sociedad donde los pueblos indígenas sean respetados, pidieron la creación de un tribunal internacional ambientalista para que se castigue a aquellos que dañan el entorno.
Más adelante agregaron que “los medios son la compuerta para el compromiso social” y que debe formarse una nueva generación de ética en éstos.
Por último, manifestaron que la educación es la herramienta más potente y poderosa para hacer la paz.

Premiados

El cantante puertorriqueño, Ricky Martin, fue reconocido con el “Peace Summit Award” (Premio a la Cumbre de la Paz), en tanto el español Miguel Bosé recibió el “Peace Summit for social impact” (Premio al impacto social), por su trabajo con la Fundación Paz sin fronteras.
También fue reconocido el yucateco José Manuel Díaz Rubio con el premio “Leave your mark and Peace Award” (Deja tu huella por la Paz), quien patrocina y promueve al barco “Zamná, mensajero de la paz”, que navega alrededor del mundo con el objetivo de pacificar.
Otros premiados fueron, Mary Shuttleworth, por su activismo social, y los jóvenes Mohammad Al Yundi, sirio, y la mexicana Saskia Niño de Rivera, quienes recibieron 10 mil dólares cada uno para sus proyectos humanitarios.