Diego y la incongruencia redituable

Astillero

Julio Hernández López
Foto: Twitter @diazpol
La Jornada Maya

Lunes 30 de septiembre, 2019

Siempre ampuloso y vocinglero, el abogado Diego Fernández de Cevallos (uno de los mayores ejemplos en el país del uso de la política para beneficios personales y profesionales) ha transitado con inusitada moderación, casi humildad confesional, el trago amargo que le ha hecho pasar uno de sus compañeros de partido, el presidente del municipio de Colón, Querétaro, quien ha hecho saber que quien fue candidato presidencial de Acción Nacional en 1994 no ha pagado el impuesto predial desde un año antes de esa postulación: 26 años sin cumplir con sus obligaciones tributarias en una de sus varias propiedades inmobiliarias de altísimo valor económico (el rancho El Estanco), hasta acumular en el caso queretano una deuda que con multas y recargos rebasa los 950 millones de pesos.

Según ha hecho saber el panista Alejandro Ochoa Valencia, familiares de Fernández de Cevallos ya se habían acercado años atrás a la presidencia municipal de Colón para tratar de negociar el adeudo, así que el tema no es una novedad para el político que suele ser identificado por su poblada barba, un puro en la mano y su hablar engolado y, con frecuencia, retador. La contundencia de la falta ha hecho que la fatuidad característica de este abogado haya quedado para mejores momentos: invitado especial al cuarto Informe del gobernador panista de Querétaro, Francisco Domínguez, el llamado Jefe Diego dijo que está negociando el tema y que por respeto a ese proceso se abstiene de entrar en detalles.

La redituable incongruencia de Fernández de Cevallos salta a la vista: pretende "negociar" cuando, en estricto sentido ético e incluso político, debería pagar llanamente el adeudo y las multas y recargos que se ha ganado. En lugar de ello, busca acogerse a los beneficios legales vigentes, que le permitirían descuentos de hasta 80 por ciento del adeudo o, también, terminar pagando unas decenas de millones y ahorrarse casi 900 millones de pesos. El discurso incendiario y "justiciero" queda para otras circunstancias; la grandilocuencia, para enfrentar a los opositores: en cambio, la doble moral permite dejar de pagar impuestos casi tres décadas y luego regatear al máximo para escamotear los recursos que deberían ser para obras y servicios de beneficio colectivo.

El episodio se inscribe en el contexto de las peleas al interior del panismo: el presidente municipal Ochoa Valencia buscó originalmente que el PRI lo hiciera candidato a presidente del municipio de Colón y, luego de ser rechazado pasó al partido de blanco y azul, bajo cuyas siglas ganó el cargo y fue vuelto a elegir. Quien invitó a Ochoa Valencia a hacer política en el PAN es el actual gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, Pancho, a cuyo grupo se adscribe abiertamente el acusador del oratoriamente desmejorado Diego, exhibido desde las filas de su propio partido.

Se ha anunciado, con una sincronía significativa, que Yeidckol Polevnsky, secretaria general en funciones de presidenta de Morena, y Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional del mismo partido, dejarán sus cargos para aspirar a encabezar el comité directivo morenista en un nuevo periodo. Lo harán en los momentos en que deban concurrir a las asambleas distritales de su pertenencia, en un proceso amplio de definiciones que por ley ha de realizarse, aunque el presidente López Obrador recomendó que se hicieran encuestas de opinión (propuesta que aún tratan de aplicar de alguna manera indirecta, pero eficaz, los operadores andresinos).

Son de pleno sello obradorista las dos pretendientes, a diferencia de otros dos presuntos aspirantes, el monrealista Alejandro Rojas Díaz Durán (quien cumple con un papel de confrontación con Yeidckol, sin verdaderas probabilidades de ganar la próxima contienda interna) y el ebrardista Mario Delgado (actual coordinador de la bancada de Morena en San Lázaro). Ya se verá si la aparición sincronizada de Yeidckol y Bertha es señal de acotación de la baraja para que la voluntad superior escoja de un par propicio. ¡Hasta mañana!

Mérida, Yucatán

juliohdz@jornada.com.mx