Unos dos mil 500 elementos vigilan la marcha; blindan el centro

"Yo creo que va a ser una manifestación pacífica": Sheinbaum

Laura Gómez Flores y Sandra Hernández García
La Jornada Maya

Ciudad de México
Miércoles 2 de octubre, 2019

El Gobierno de la Ciudad de México desplegará alrededor de dos mil 500 elementos de seguridad que participará en la marcha de conmemoración del 2 de octubre esta tarde.

En entrevista, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum informó que vigilará el desarrollo de la marcha desde las instalaciones del C5 capitalino.

La avenida Juárez se blindó. Con vallas metálicas, mallas ciclónicas o tapiales de madera, los establecimientos mercantiles se protegen ante posibles agresiones durante la Marcha por los 51 años del 2 de Octubre, que partirá de la Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco, al Zócalo.

Desde la noche del martes fueron colocadas estas medidas de seguridad, ante la falta de cortinas o rejas, en el edificio de la ex Contraloría General, la Lotería Nacional, el Hotel Hilton, la Plaza Alameda y en el Templo de Corpus Christi.

Así como en un restaurante de Patio Juárez y las sucursales bancarias, pues “existe el temor de que seamos víctimas de vándalos que se esconden detrás de paliacates o capuchas, quienes tienen la venia de las autoridades para actuar, pues saben que no serán detenidos”, señalaron empleados y encargados de negocios.

Prestadores de servicio comentaron que registran una menor afluencia de visitantes y turistas, pues “con los destrozos que se tuvieron la semana pasada en las marchas y se dieron a conocer en la tele y los periódicos, la gente lo piensa y prefiere no venir al Centro”.

Decenas de elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana se concentran en la Alameda Central, a seis horas de que inicie la marcha.

De forma paralela, se comenzaron a tapar negocios, templos y áreas patrimoniales que se encuentran en la ruta de la marcha.

Sobre el cinturón de paz, la mandataria sostuvo que es una acción voluntaria de cada servidor público, por lo que descartó que haya presión por parte de jefes superiores.

"Quien no quiera ir, no va, no es obligatorio, es un tema voluntario, y la mayoría de los funcionarios lo están haciendo con gusto para proteger a los manifestantes, a la ciudad y reivindicar a la democracia.

"Yo creo que va a ser una manifestación pacífica, estamos haciendo ese llamado y vamos a tomar decisiones en su momento, pero es un llamado a que se hagan de manera pacífica las manifestaciones", dijo Sheinbaum.