Se solicita mal contador

Ocupaciones impropias

Jhonny Brea
Foto: Twitter @Notimex
La Jornada Maya

Viernes 4 de octubre, 2019

Ya me cansé del ritual, de sentir pena por mi cartera cada que le entra un calambre, de ver que la Estrategia Integral de Defensa de la Quincena necesita una estrategia de defensa por lo menos tan efectiva como los cinturones de paz contra los encapuchados anarco-conservadores.

Igual y había pensado en vender algo, además de mi cuerpo, pero por lo que veo, hasta ahora la 4T no nos ha llevado de vuelta a la década de 1970 pero sí a la de los 90: no venta de casas, no venta de autos, no venta de nada.

Para colmo ando en urgencia. Resulta que antier me llamaron de la escuela del Kizín diciéndome que urgía mi presencia, así que tuve que dejar pendiente la quitada de telarañas del techo –ustedes saben, las labores propias de mi sexo– y emprendí el camino mientras intentaba prepararme mentalmente para lo peor, cosa que en efecto ocurrió. Para mi sorpresa, había más papás, incluso más de la mitad de los que fuimos a la junta de bienvenida al curso escolar.

Resulta que mi engendro no entregó la tarea simplemente porque decidió no hacerla y su profesora aplicó la medida de enviarlo a la biblioteca para que la hiciera. Como los rapaces son llamados por orden de lista para que les revisen el trabajo marcado, el mío fue el segundo y se le ocurrió gritar: “¡Pues nos salimos todos!”, y 35 de los 50 gremlins que tampoco cumplieron se levantaron y lo siguieron. Hasta ahí, no había pasado nada grave, pero “alguno” de la bolita comenzó a cantar algo así como “güi don nid no educeishon, güi yos nid mor reguetón” y el moloch se fue contra el pintarrón.

El caso es que el salón necesita pintarrón nuevo y la reparación de 10 mesabancos, además de asesoría sicológica para la maestra por culpa de esos futuros empleados de René Bejarano y Dolores Padierna.

“No fue vandalismo, pasó en el contexto de una protesta”, se atrevió a gritar El Kizín. Obviamente, yo me encontraba desarmado y además, si me atrevo a mostrarle una chancla en público, el DIF y la CODHEY me exhiben peor que si fuera delincuente. Lo miré fijamente, en silencio, y lancé un largo suspiro de macho omega grasa en pecho, espalda peluda, nalga a nivel de agua, abdomen de lavadora y bebedor de cerveza light. Siquiera el rapaz entendió que gracias al chiste colectivo, terminaremos pagando otros y eso significa que su acceso a la tecnología e incluso a la red eléctrica está suspendido hasta nuevo aviso.

Pero les decía que creo haber hallado la solución a todos los problemas (porque todos los problemas se solucionan con dinero; es más, con dinero se le quita a uno lo feo y eso basta).

Necesito cambiar de contador. Toda la vida he estado pidiendo recomendaciones de uno que trabaje bien, que no me meta en problemas con Hacienda, y en efecto, no los he tenido, pero está resultando que es mucho mejor para el contribuyente contar con uno malo; porque resulta que se equivocan y el SAT le devuelve a uno millones.

Ya le comenté a La Xtabay, y la idea está aprobada. Lo único es que por ahora vamos a ver qué le podemos ofrecer al nuevo especialista en finanzas familiares; a lo mejor resulta más conveniente ofrecerle una comisión de acuerdo al tamaño del error.

Macho omega que se respeta

La suspensión de acceso a la red eléctrica tiene efectos amplios: además de no poder conectar un solo dispositivo como tabletas o teléfonos, implica que su ropa no entra a la lavadora. Así que El Kizín pasará sus tardes lavando su ropa en la batea. Hora de que aprenda a manejar el jabón y la polegía.

Mérida, Yucatán
jornalerojhonnybrea@gmail.com