Dos de los cuatro muertos en bar de Kansas City eran mexicanos

La SRE no descartó que entre los heridos haya más connacionales

Agencias y Emir Olivares
Foto: Ap
La Jornada Maya

Ciudad de México
Lunes 7 de octubre, 2019

La madrugada del domingo, dos hombres abrieron fuego en el interior de un bar privado de Kansas City, Missouri, Estados Unidos, con un saldo de cuatro personas muertas y cinco heridos, en un tiroteo que se cree fue ocasionado por una disputa previa, informó la policía local.

De su lado, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard Casaubón, informó por la tarde que dos de los cuatro muertos por este ataque son mexicanos. Aseveró que se dará el apoyo consultar a los familiares.

Por petición de la policía de Kansas City, no se ha dado a conocer la identidad de las víctimas, reportó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). La dependencia no descartó que entre los heridos haya más mexicanos.

Los hechos sucedieron en el Tequila KC Bar, ubicado en un vecindario con gran cantidad de población de habla hispana. Las cuatro personas asesinadas son de ese origen, se trata de dos hombres de unos 20 años de edad, uno más de 30 y otro de alrededor de 50, informó el oficial Thomas Tomasic, portavoz de la policía de esta ciudad estadunidense.

Las autoridades buscan a los agresores, dijo Tomasic. Añadió que los dos hombres aparentemente tuvieron algún tipo de desacuerdo con otros clientes del Tequila KC Bar, se fueron y luego regresaron armados.

“Creemos que hubo algo que probablemente sucedió en el bar antes”, comentó el vocero de la policía. “Desafortunadamente, se fueron y decidieron llevarlo a otro nivel, regresaron y comenzaron a disparar”, por lo que se descarta un crimen con motivos raciales, ya que el bar se ubica en un barrio con población mayoritariamente latina.

Se calcula que había unas 40 personas dentro del pequeño establecimiento cuando iniciaron los disparos, alrededor de la una y media de la madrugada del domingo. La gente empezó a correr hacia las salidas; los heridos dejaron rastros de sangre mientras huían.

“Es un bar muy pequeño, así que si tienes a dos tipos que llegan y empiezan a disparar, la gente va a empezar a correr hacia donde pueda”, agregó Tomasic.

Según el portavoz de la policía, los lesionados fueron trasladados a hospitales cercanos, y al menos dos recibieron el alta médica. Autoridades diplomáticas mexicanas indicaron que entre los cinco lesionados que dejó el tiroteo puede haber connacionales.

El agente de la policía local advirtió que las autoridades seguían investigando lo sucedido. Dijo que revisaban las cámaras de seguridad y entrevistaban a testigos en busca de los agresores.

En cuanto se supo de la noticia, tanto la SRE como su titular informaron a través de Twitter que se tenía comunicación con las autoridades de Kansas City para determinar si había connacionales afectados durante el tiroteo.

Horas más tarde, poco antes de las seis de la tarde de ayer, Ebrard Casaubón informó en su cuentra de esa red social que dos de las víctimas mortales son mexicanos.

“Les comunico que hay dos mexicanos fallecidos en Kansas; extendemos el más sentido pésame del gobierno de México a sus familiares y amigos. Tendrán nuestro apoyo sus familias. Por tener datos respecto a quiénes y por qué perpetraron este crimen”, tuiteó el canciller.

El titular de la SRE descartó catalogar como crimen de odio, xenofobia o racismo lo ocurrido.

La dependencia federal lamentó lo sucedido e informó que para la atención de la comunidad mexicana, el cónsul mexicano en Kansas City puso a disposición el número 816-2883160.

Juan Ramírez, residente latino en esta ciudad, comentó al diario The Kansas City Star que su sobrino, de 29 años, estaba entre los fallecidos. Agregó que su familiar dejó a un hijo de seis años de edad y una pequeña de cuatro. “No le deseo esto a nadie”, expresó.

Las noticias sobre estos sucesos son frecuentes en Estados Unidos, donde se estima que la población de 327 millones de habitantes posee 46 por ciento de los cerca de las 857 millones de armas de fuego existentes en el mundo en manos de civiles.

De acuerdo con el Archivo de la Violencia Armada, que contabiliza esos incidentes, en lo que va de este año han ocurrido en Estados Unidos 324 tiroteos masivos, en los que al menos cuatro o más personas resultan heridas o muertas.