Cada año 1.5 millones de niños son detenidos en el mundo

La privación de la libertad puede causar depresión, ansiedad o tendencias suicidas

Europa Press
Foto: Fernando Eloy
La Jornada Maya

Madrid, España
Miércoles 9 de octubre, 2019

Alrededor de 1.5 millones de niños son privados de su libertad cada año en el mundo, denuncia un grupo de 170 organizaciones civiles, que realizó un estudio sobre la situación de los menores detenidos o encerrados. Los resultados del estudio deben instar a todos los países de Naciones Unidas a tomar medidas para reducir en froma drástica la cifra de menores de 18 años privados de su libertad, dice Alex Kamarotos, director de Defense for Children International y codirector las ONG. Habitualmente estos menores son detenidos ilegal, innecesaria y con gran coste para su salud y su futuro, lamenta.

Aunque estima que unos 1.5 millones de niños están encerrados en todo el mundo, la cifra es seguramente una infravaloración de la realidad, por la dificultad de acceso a los datos para la investigación.

Al menos 410 mil niños son retenidos cada año en cárceles donde la violencia es endémica; muchos de ellos por delitos no contemplados en el caso de los adultos, como beber siendo menor de edad o faltar al colegio. Entre 430 mil y 680 mil niños han sido enviados por la justicia a centros que cumplen la descripción legal de privación de la libertad, mientras un total de entre 3.5 y 5.5 millones de menores están internos en alguna institución en lugar de vivir con sus familias.

Según expertos de la ONU 330 mil menores de 77 países son detenidos en centros para migrantes cada año. Estas injusticias afectan sobre todo a niños con diversidad funcional, según el estudio.

El numero de niños detenidos por razones de seguridad nacional también ha aumentado significativamente, debido a las agresivas medidas contra el terrorismo, que incluyen la detención de niños por sus actividades online, como publicar en redes sociales.

El estudio demuestra que la privación de la libertad a los niños puede empeorar su estado de salud y causar depresión, ansiedad o tendencias suicidas. El arresto de ellos está relacionado con la muerte prematura una vez liberados.

Los gobiernos deben invertir, no sólo para proteger los derechos de los niños, sino para producir mejores resultados para ellos, las familias y la sociedad en general, declaró Jo Becker, directora de derechos del niño de Human Rights Watch. El estudio de las 170 ONG se basó en 12 cuestionarios temáticos y regionales realizados a cada país miembro de la ONU, además de investigaciones de expertos externos, y contó con los testimonios de 274 personas entre 10 y 24 años.

Los autores concluyen ofreciendo recomendaciones a los gobiernos, como la implantación de un sistema fiable para recopilar los datos y crear planes para reducir el número de menores detenidos. También piden que la ONU designe a un organismo que prosiga con el trabajo realizado en el estudio.