Instituto Cervantes rinde homenaje al humor inteligente de Les Luthiers

Depositan legado en Caja de las Letras donde lo han hecho famosos como Joan Manuel Serrat y Ana Belén

Armando G. Tejeda
Foto: Facebook @InstCervantes
La Jornada Maya

Madrid, España
Sábado 12 de octubre, 2019

La palabra, la música y el humor inteligente se han mezclado en numerosas ocasiones, pero quizás entre los exponentes más admirados por su hilaridad ocurrente y genialidad está el grupo argentino Les Luthiers, que lleva más de medio siglo riéndose del amor, de la tragedia, de la crisis, de la vida y la muerte con ritmos a veces cultos, a veces populares, pero siempre acompasados y vibrantes.

Para rendir un homenaje a este grupo singular, el Instituto Cervantes de España les abrió las puertas de su mítica Caja de las Letras para que depositaran un legado y, por otro lado, organizó un coloquio en el que participaron, entre otros, Joan Manuel Serrat, Víctor Manuel, Ana Belén y Miguel Ríos.


Foto: Facebook @InstCervantes

El primer acto del homenaje fue visitar la caja acorazada de la sede central del Instituto Cervantes, edificio que antes era banco y que por tanto tiene ese agujero blindado y herméticamente sellado en el que además hay unas cajas de seguridad en las que varios creadores –sobre todo escritores– han ido depositando en los años recientes un legado, la mayoría de las veces secreto, para ser abierto en la fecha que elija cada uno.

Los escritores suelen dejar libros, manuscritos originales, textos inéditos, fotografías o cartas manuscritas, que se abrirán en la fecha señalada y cobrarán de nuevo vida, al menos en ese momento.


Foto: Facebook @InstCervantes

Les Luthiers forman parte de la historia del idioma español del pasado medio siglo. Por eso su presencia ahí, en la caja número 1224, donde dejaron un legado que se abrirá el 4 de septiembre de 2042. Ahí acudieron los siete miembros actuales del quinteto: Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Horacio Turano, Martín O’Connor, Tomás Mayer Wolf y Roberto Antier.

Los dos veteranos del grupo, Jorge Maronna (uno de los cuatro fundadores) y Carlos López Puccio, develaron los objetos que depositaron en la caja: la "piedra fundamental" en la historia del grupo: la primera página de la partitura de la Cantata Moratón (más tarde rebautizada como Laxatón), parodia de la Pasión según San Mateo de Bach tocada con 11 instrumentos informales; una carta que el fallecido Gerardo Massana, otro de los creadores de Les Luthiers, escribió a sus padres en 1967, cuando se constituyó el grupo; varias fotografías de su primer recital; la primera gacetilla de prensa, escrita por Marcos Mundstock; textos de varias obras, con sus tachaduras y correcciones; varios libros, entre ellos Neneco, la biografía del desaparecido Daniel Rabinovich y un ejemplar de Mi primer Quijote, que perteneció a Mastropiero. Y se completó el legado con una colección de los devedés de sus espectáculos; varios programas de mano, entre ellos el de su primer espectáculo, Les Luthiers cuentan la ópera; varios vinilos; una de las estatuillas de los premios Mastropiero, y dos yerbomatófonos, instrumentos informales creados con mates.


Foto: http://www.leslu.com.ar


Foto: Facebook @InstCervantes

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, explicó que la obra de Les Luthiers "es un ejemplo claro de la sutileza del idioma español, de la inteligencia de sus composiciones y, además, que con su peculiar donación se enriquece la Caja de las Letras".

Sencillez, finura y rigor

Al acto también acudió la vicepresidenta del gobierno en funciones, la socialista Carmen Calvo, quien elogió "el inmenso talento con las palabras que muestran desde la elegancia, ahora que compiten la zafiedad y el humor burdo. Por eso admiro su sencillez, la finura inmensa y el manejo habilidosísimo de todos los registros de nuestra lengua, así como el trabajo riguroso, inteligente y extraordinario con esta lengua que nos une".

Al coloquio también acudió el biógrafo del grupo, el escritor Daniel Samper, quien destacó "la agudeza e inteligencia de sus letras, las pícaras metáforas, aliteraciones y onomatopeyas que habrían encandilado al mismísimo Quevedo, y el egregio manejo del lenguaje que merecerían un sofá en la Real Academia".

Para la compositora Rosa León, estamos ante "grandes músicos virtuosos", de quienes destacó sus numerosos textos en torno al ficticio personaje Johann Sebastian Mastropiero, así como El sendero de Warren Sánchez o la canción Perdónala.



El cantautor barcelonés Joan Manuel Serrat declaró su profunda admiración por sus "grandes amigos" y aplaudieron junto con sus compañeros de generación, Ana Belén, Víctor Manuel y Miguel Ríos que se les reconozca no sólo como grandes humoristas de la inteligencia y la palabra, sino también como lo que son: "grandes músicos".

Les Luhiters inician también una gira con su nuevo espectáculo, Viejos hazmerreíres, con el que recorrerán varias ciudades españolas y latinoamericanas, entre ellas Buenos Aires y Santiago de Chile.